HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Las campanas de La Almudena celebran que el toque manual es patrimonio de la Unesco


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

Las campanas de la catedral de la Almudena han sido tañidas de forma manual al mediodía de este sábado en Madrid para celebrar la resolución de la Unesco que cataloga el toque manual español como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, en un día de “celebración” para la plataforma Hispania Nostra, organizadora de la acción y parte fundamental de este logro.

El toque manual de campanas español, una tradición extendida y sostenida actualmente por grupos de voluntarios y vecinos, fue incluida el pasado 30 de noviembre por la Unesco en su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, tras una reunión del Comité del Patrimonio Inmaterial en Rabat (Marruecos).

A modo de festejo tras la consecución de esta victoria, Hispania Nostra ha organizado un toque de campanas manual en la catedral de la Almudena que ha podido ser disfrutada por los curiosos que se encontraban en las inmediaciones del templo, aunque no ha sido posible subir arriba ya que la cúpula no es un elemento visitable.

La lucha por la protección de esta tradición tiene como punto de partida el gran concierto sonoro europeo ‘Echamos las campanas al vuelo’ de 2018, momento a partir del cual el toque manual se incoó como expediente para convertirse en patrimonio inmaterial a nivel español, cuenta Luis Baldo, portavoz de la entidad Hispania Nostra.

La unanimidad con que la propuesta salió adelante a nivel nacional precipitó la posibilidad de presentar una propuesta a la Unesco para convertir el toque de campanas en patrimonio inmaterial, un periplo que se ha extendido durante cuatro años de estudios e inventario.

A través de argumentos gráficos, Hispania Nostra y otras asociaciones culturales consiguieron, el pasado miércoles, convertir en realidad el “sueño” de obtener el reconocimiento de la Unesco, una victoria que el embajador español en Marruecos, José Manuel Rodríguez Uribe, atribuyó directamente a las entidades locales españolas.