HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Treinta años de Laura Pausini: “Temí que no me quedara nada nuevo por decir”


  • Escrito por Javier Herrero
  • Publicado en Café Society
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

“Muy satisfecha” tras el reto de actuar en 24 horas en tres ciudades del mundo por sus 30 años de carrera, de Nueva York a Milán pasando por Madrid, Laura Pausini sigue de celebración este viernes con nueva música que le permitió superar una reciente crisis de confianza en su futuro profesional.

“Desde siempre he sido una persona melancólica, lo que no significa pesimista, pero en los últimos años dentro de mí sentía que los 30 llegaban para resumir algo y temí que no me quedara nada nuevo por decir”, confiesa en una entrevista con EFE celebrada en la capital española ante la publicación de su tema “Un buen inicio”.

Pausini (Faenza, Italia, 1974) cuenta que había perdido “el instinto de luchadora” que la caracteriza, quizás por el miedo a que escuchaba muchas canciones, todas las que llegaban a sus manos, de autores conocidos o anónimos y de estilos muy variados. “Pero nada funcionaba. Pensaba que algo se había roto en mí o que ya no lograba identificarme con la música”, relata.

Algo cambió cuando se puso en contacto con ella Jacomo Pesce, director artístico del que será su próximo disco, el primero desde “Hazte sentir” (2018), y le dijo que tenía canciones a su medida.

“Sonó ‘Un buen inicio’ y la música me entusiasmó”, subraya que dice haber sentido algo similar a la primera vez que escuchó “La soledad”, el éxito con el que un 27 de febrero de 1993 se alzó con la victoria en el Festival de Sanremo, en parte por su sencillez, “porque a veces decir las cosas de manera simple es muy difícil sin sonar estúpido”.

Compuesta por uno de los miembros la banda italiana Pinguini Tattici Nucleari, la artista destaca que reúne “una escritura muy italiana, pero actual”. “Me hace sentir cómoda e incómoda a la vez porque respeta mi pasado, pero lo trae a lo contemporáneo y me hace cantar y respirar de otra manera”, celebra.

Aunque cambió la letra y la historia original, su título mismo ya fue un acicate para plantearse la vida de otra manera. “Antes programaba mucho mi vida pero llegó un momento en que me dio miedo no tener miedo, el conocer demasiado, que es muy parecido a estar muerto”, comenta.

“Tener miedo y no saber si podré cumplir retos me hace sentir viva”, destaca como justificación al maratón en el que se embarcó la semana pasada con tres conciertos en un solo día por medio mundo, aceptando la posibilidad de equivocarse, como le ha sucedido algunas veces en el pasado, pero también de levantarse y aprender de ello.

La polémica de “Bella Ciao”

Entre esos errores, recuerda la polémica que se suscitó cuando en 2022 se negó a interpretar en un programa de televisión español el tema “Bella Ciao”, el himno partisano que popularizó la serie “La casa de papel”.

“Fue un desastre para mí. Lo viví muy mal. Aquí me atacó la izquierda y en Italia me usó la derecha, justo todo lo que no quería. Le dije a mi equipo que quería contestar y me sugirieron no alimentar la polémica más porque en unos días se votaba en Italia”, recuerda, arrepentida de no haberse explicado de manera más directa.

Señala cuáles son las razones por las que “desde el día 1” de su carrera siempre se ha cuidado de no definirse políticamente, por ejemplo, para no influir a sus propios seguidores. “Cuando yo voté por primera vez, lo hice por lo que votó un ídolo mío, pero votar sin saber qué es un programa político es una equivocación”, dice.

“Yo no me veo capaz de tener una charla política. De derechos humanos, que es una parte de la política, sí, ahí siempre me he involucrado. Hace 30 años que canto las mismas cosas y creo que soy muy explícita, pero la política son más cosas”, señala quien se ha posicionado del lado de la lucha feminista o la causa LGTB.

Eurovisión, Chanel y la televisión

Respecto a otros posibles retos, como debutar con un programa de televisión propio tras ver lo bien que se desenvolvió como jurado en programas como “La Voz” y como presentadora del último Festival de Eurovisión, Pausini lo tiene claro.

“Me han ofrecido tres programas en España en estos años, pero no musicales y no me veo presentadora en sí. En Italia me han pedido varias veces presentar el festival de Sanremo y no me siento a la altura. Además, sería la directora artística y, honestamente, no sería imparcial, pondría a todos mis amigos”, reconoce entre risas.

Ya en Eurovisión (“Una de las cinco experiencias favoritas de toda mi carrera”, destaca), se le recriminó que en un momento dado jaleara con un “Muy bien, España” la participación de Chanel durante la lectura de puntos.

“Amé a Chanel, su energía, su positividad. Me gustan las mujeres así. Y tengo cariño por España, no fui capaz de esconderlo. Me salió solo cuando empezó a reunir tantos votos, aunque me regañaron desde abajo”, cuenta.

¿Era la representante cubanoespañola una de sus favoritas? “Sí. Y cantaba bien, sin usar autotune. No todos lo hacen”, confiesa.