Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Seat cancelará el ERTE a finales de mayo para aumentar el ritmo de producción


Seat ha comunicado este jueves a los sindicatos que el próximo 30 de mayo, es decir, un mes antes de lo previsto, cancelará el ERTE que puso en marcha a mediados de enero, una decisión que ha tomado para aumentar el ritmo de producción de vehículos.

Fuentes de Seat han explicado a Efe que esta decisión, celebrada por los principales sindicatos de la planta, permitirá añadir un turno de producción en la línea 2, la que produce el Cupra Formentor y el Seat León, y trabajar también en agosto en esta línea para maximizar la capacidad de producción de la planta de Martorell (Barcelona).

Este ERTE, que se levantará antes de lo previsto en la fábrica de Martorell y en las instalaciones de la Zona Franca, si bien se mantendrá en Seat Componentes, se empezó a aplicar a mediados de enero para hacer frente a la restricción en todo el mundo del suministro de semiconductores, un componente clave de los chips integrados en los circuitos electrónicos de determinados vehículos.

Seat ya dijo al anunciar este Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que preveía recuperar a lo largo del año el volumen de producción de vehículos perdido por la falta de semiconductores y, aunque la crisis de estos componentes no está ni mucho menos resuelta, ha optado por aumentar el ritmo de fabricación de vehículos.

Según fuentes sindicales, se pasará de los 2.095 vehículos al día producidos ahora a un total de 2.260 una vez se cancele el ERTE, gracias básicamente al aumento de un turno -de dos a tres- en la línea de León y del Cupra Formentor.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero (UGT), ha explicado a Efe que el expediente de suspensión de contratos afectaba actualmente a unas 90 personas en la planta de Martorell y a unas 50 en Zona Franca, mientras que en Seat Componentes ha comportado días de cierre.

No obstante, la crisis de semiconductores no ha obligado a paralizar ningún día la planta de Martorell, si bien Carnero ha asegurado que el riesgo de tener que hacer parones por este problema de suministro todavía existe, y estima que se han dejado de fabricar unos 24.000 vehículos durante este ERTE.

Carnero ha celebrado "la apuesta fuerte y arriesgada" de la empresa por intentar recuperar parte de la producción perdida, especialmente la del Seat León, y ha dicho que por ello se intentará trabajar todos los fines de semana de junio -hay siete turnos adicionales de producción previstos en la línea 1, la que produce el Ibiza y el Arona, y seis en la 2, la del León-.

A mediados de enero, ambas partes acordaron que, del total de una plantilla de 15.000 trabajadores, el ERTE dejaría en casa entre el 18 de enero y el 30 de junio próximo a un máximo de 550 empleados, unos 400 en la factoría de Martorell y otros 150 de las instalaciones de Barcelona, y finalmente el ERTE se zanjará antes, salvo en el centro de Seat Componentes.

Aunque Seat no hace estimaciones oficiales sobre cifras de producción previstas para este año y se limita a mostrarse "cauta" y a subrayar que en 2021 habrá que tener "flexibibilidad para adaptarse a un escenario volátil", Carnero cree que este año se puede alcanzar el volumen de fabricación previsto, en torno a los 500.000 vehículos.

"Haremos todo el esfuerzo para recuperar toda la producción de tal manera que no tengamos a finales de año números negativos", ha dicho Carnero, en alusión a la necesidad de que Seat acabe 2021 en beneficios.

Por su parte, fuentes de Seat admiten que los primeros meses del año han sido difíciles por los efectos de la covid-19 y la escasez global de semiconductores, pero destacan que tanto Seat como Cupra cuentan "con una demanda muy fuerte y, por esta razón, es necesario incrementar la capacidad de producción para compensar los vehículos no fabricados".

La restricción en todo el mundo del suministro de semiconductores es consecuencia de la crisis por la pandemia de la covid-19, que provocó un parón en la industria de la automoción y llevó a los principales fabricantes de semiconductores a reasignar producción a otros sectores, como la electrónica de consumo.

En un comunicado, tanto UGT como CCOO han tildado de "positivo" el fin del ERTE, y han pedido que si se debe desconvocar algún día de producción de junio esos días tengan un trato excepcional.