HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El juicio de Daniel Sancho se aplaza por el calor en el tribunal


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El juicio en Tailandia contra el español Daniel Sancho, acusado del asesinato premeditado del cirujano colombiano Edwin Arrieta, quedó este jueves aplazado hasta el próximo martes por el intenso calor dentro del tribunal, afectado por un corte de electricidad.

La sesión de hoy comenzó con un retraso de una hora, alrededor de las 10.00 (GMT+7), en el Tribunal Provincial de Samui y con una enorme presencia de medios de comunicación ante la perspectiva de que iba a declarar el acusado, el día que comenzó el turno de los testigos de la defensa.

Las declaraciones de varios policías, también programadas para hoy, retrasaron en principio el que Sancho subiera al estrado y finalmente la sesión se aplazó hasta la semana que viene, tras cuatro horas, por el intenso calor en la sala.

Un corte de electricidad provocado por la explosión de un transformador en la zona dejó al tribunal sin electricidad desde el miércoles, por lo que no funciona el aire acondicionado en todo el tribunal, provocando un calor sofocante, según describieron a EFE varios de los asistentes.

"No hay aire acondicionado. No hay quien esté ahí", dijo a su salida del tribunal la madre del acusado, la analista de inversiones Silvia Bronchalo.

Este mismo problema hizo que la víspera se tuviera que suspender la sesión vespertina, tal y como ha ocurrido hoy, y ha hecho que solo hayan declarado dos policías llamados por la defensa.

El juicio se reanudará el próximo martes, 30 de abril, y entonces se espera que declaren los otros tres policías previstos para hoy y después de ellos empiece a hacerlo Daniel Sancho, cuya declaración podría alargarse hasta el día siguiente.

Tailandia sufre estos días una ola de calor, con temperaturas de hasta 44 grados, que ha hecho que las autoridades emitan hoy una alerta en todo el país.

"Este aplazamiento podría causar que se alargara el juicio un día más", dijo a EFE el abogado de Sancho, Apirchat Srinual, en referencia al calendario del proceso, que se celebra a puerta cerrada y que tiene previsto terminar el 3 de mayo con el alegato de la Fiscalía y la Defensa.

La defensa había solicitado esta mañana el aplazamiento de la declaración prevista para hoy de Daniel Sancho porque no se daban las condiciones adecuadas por los cortes de electricidad.

Su padre, el actor español Rodolfo Sancho, tampoco pudo declarar hoy como estaba programado y no pudo estar en la sala.

En la accidentada sesión de hoy, solo dio tiempo a que declararan dos policías de inmigración que revocaron el visado a Sancho antes de ser detenido formalmente en la cercana isla de Phangan, donde tuvo lugar el supuesto crimen el pasado 2 de agosto.

Una de las líneas de la defensa es la denuncia de que el joven español fue custodiado sin orden de arresto por la Policía desde la noche del 3 de agosto, cuando se personó en la comisaría para denunciar la desaparición de Arrieta, hasta que es detenido de manera oficial dos días después.

Los agentes explicaron que la policía de Phangan comunicó al Departamento de Inmigración que Sancho era sospechoso de asesinato y el día 4 le revocaron el visado, lo que permitió mantenerlo bajo vigilancia policial hasta que se presentaron cargos contra él, según revelaron a EFE varias fuentes.

El juicio oral contra el joven español se celebra a puerta cerrada y con fuertes restricciones para informar sobre los detalles de lo que ocurre en la sala desde pasado 9 de abril.

Este miércoles concluyó el turno de los testigos de la Fiscalía, que llamó a una treintena de personas, y hoy se dio paso al de la defensa, que tiene previsto llamar a unos veinticinco, si bien el aplazamiento de las sesiones hasta el martes y del testimonio de Sancho podría retrasar la fecha final del proceso.

Sancho, de 29 años, que es trasladado a diario a la corte en un furgón policial desde la cercana cárcel de Samui, donde se encuentra en prisión provisional desde el pasado 7 de agosto, está acusado del asesinato premeditado del cirujano plástico colombiano Edwin Arrieta el 2 de agosto en Phangan.

El joven confesó en un primer momento el asesinato premeditado de Arrieta frente a la policía, pero luego afirmó que se trató de un accidente, insistiendo en que la muerte de Arrieta se produjo durante una pelea en defensa propia.