Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Luis de Zulueta y el sentido humanista del socialismo de Fernando de los Ríos

En otro trabajo hemos estudiado la reseña que Isidro Escandell hizo del libro de Fernando de los Ríos, titulado El sentido humanista del socialismo. Pues bien, en este nuevo trabajo haremos el mismo ejercicio pero con el comentario de Luis de Zulueta. Las dos reseñas se publicaron en El Socialista. La de Escandell fue en el número del 26 de agosto de 1926, y la de Zulueta, unos días antes, el 9 de agosto. Se da la circunstancia que el periódico socialista sacó por entregas el libro, publicado en ese mismo año.

Recordemos que Luis de Zulueta (1878-1964) fue un destacado periodista, intelectual y político republicano, llegando a ser ministro de Estado en la Segunda República.

Zulueta incluía en su artículo parte de la crónica que publicó el diario progresista La Libertad de Valladolid sobre el libro de Fernando de los Ríos. Zulueta explicaba que Fernando de los Ríos acometía una gran empresa al combatir el capitalismo, pero no para que la riqueza pasase de unas manos a otras, sino para demostrar que ese sistema económico creaba un derecho sin obligaciones, utilizando al hombre como una mercancía, y considerando a las cosas como más sagradas que las personas, provocando que el humanismo desapareciese.

Fernando de los Ríos, según Luis de Zulueta, admiraba a Marx, pero intentaba superar el materialismo. En el libro estudiaba el humanismo, que era el origen del liberalismo y la democracia. En la segunda parte explicaba cómo el capitalismo había provocado una profunda crisis al perjudicar la condición moral del individuo, y generar un quebranto del interés público y el bien general. El deber del socialismo era, como explicaría en la tercera parte del libro, enmendar el daño creado, transformando la economía y el orden social, luchando no solamente en favor de una clase, sino de la comunidad entera. Fernando de los Ríos no negaba la necesidad de la creación de la riqueza (capitalización), pero sí el egoísmo del capitalismo. Fernando de los Ríos no creía en un socialismo que anulara a la persona, ni tampoco el empleo de la violencia, sino en el método educativo para lograr la justicia y la libertad. Por fin, en la cuarta parte de su libro se explicaba las realizaciones del socialismo.

Zulueta pensaba que habría socialistas que al leer a Fernando de los Rios revisarían, aunque fuera parcialmente, sus opiniones, como habría lectores con arraigados prejuicios sobre el socialismo que valorarían las verdades contenidas del libro. Zulueta consideraba que el autor no era de los que solamente convencía a los más adeptos.

Recordemos que el libro del ilustre intelectual socialista se puede leer en una edición moderna del año 2006 gracias a la edición de Biblioteca Nueva.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.