Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El feminismo y el socialismo contra la pena de muerte en el verano de 1931

En julio de 1931 la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas elevó al Gobierno Provisional de la Segunda República una petición para que se aboliese la pena de muerte. Antes de estudiar esta iniciativa nos centraremos en dos cuestiones: ¿qué fue la Liga Internacional, y qué ocurrió en la República española con la pena de muerte?

La Liga fue fundada en 1922 a raíz de la experiencia de la Conferencia Panamericana de mujeres que, en ese año, se había celebrado en Baltimore. La impulsora fue la mexicana Elena Arizmendi Mejía, una fundamental feminista en la Historia contemporánea de su país. Arizmendi consideró que las mujeres norteamericanas y europeas no comprendían la realidad de la mujer hispana, por lo que convenía crear una organización propia. Ahí estaría el origen de la Liga, en cuyos primeros tiempos destacaría la uruguaya Paulina Luisi, otra feminista clave en América Latina, desde sus posicionamientos como ginecóloga y luego también vinculada al socialismo de su país, en lucha constante por conseguir el derecho al voto en su país. Posteriormente, la primera presidenta sería la española Carmen de Burgos, con Arizmendi como vicepresidenta.

La Liga se fue desarrollando en distintos países, incluida España. Funcionaba como una federación que afiliaba a las asociaciones nacionales. Importante fue la reunión que se celebró en Ciudad de México en el verano de 1925 con Sofía Bello de Montebello como presidenta.

Por otro lado, estaría la Cruzada de Mujeres españolas, que aparece de la mano de la propia Carmen de Burgos hacia 1921 y, en cierta medida, vinculada con la Liga, y que organizaría la primera manifestación sufragista en España en ese mismo año.

Pues bien, en el verano de 1931 una Comisión de la Liga, presidida por Victoria Kent, se dirigió a Fernando de los Ríos, a la sazón ministro de Justicia en el Gobierno Provisional de la República para que la pena de muerte desapareciese del Código Penal. El político socialista, dadas sus ideas, estaba en la misma sintonía. Por su parte, el PSOE en El Socialista al comentar esta noticia, informó que su grupo parlamentario, de acuerdo con el programa electoral, trabajaría por la abolición de la pena capital. Había que terminar con la crueldad “distintivo de los fanáticos y reaccionarios”. Los socialistas, por lo tanto, se unían a los deseos de las feministas de la Liga.

La pena de muerte fue abolida para delitos comunes en 1932. Dicha abolición fue publicada por la Gaceta de 5 de noviembre de ese año, pero dicha pena se restableció por la Ley de 11 de octubre de 1934, es decir, en el siguiente período de la historia de la Segunda República y en plena época de la represión por la Revolución de octubre. Este restablecimiento fue prorrogado por la Ley de 20 de junio de 1935.

Los interesados en ahondar en la historia de la Liga pueden acudir al trabajo de María de los Ángeles Ezama Gil, “La Liga internacional de mujeres ibéricas e hispanoamericanas y Cruzada de Mujeres españolas”, en el libro coordinado por Margarita Almela Boix, et allí, Mujeres en la frontera, 2013. También es interesante leer las Memorias de Colombine, la primera periodista, donde Carmen de Burgos escribe sobre la historia de la organización del V Congreso de la Liga y Cruzada en 1932 en Madrid.

En relación con la pena de muerte nos acercamos al trabajo de Yolanda Gómez Sánchez en la Revista de Derecho Político, nº 36 (1992), y que podemos consultar en la red.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.