Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La fundación del Partido Laborista

La creación del Partido Laborista británico a finales de febrero de 1900 fue recogida por el periódico socialista español, unos días después, en su sección de “Movimiento Social” en la parte de exterior. El texto tiene su interés, ya que aporta información sobre la estructura de la nueva formación en su fundación.

El Partido Laborista nació después de un complejo proceso y con antecedentes de otras organizaciones políticas, además del innegable protagonismo de los sindicatos. El Partido Laborista siempre tuvo una organización interna peculiar, manteniendo organizaciones previas, como el Partido Laborista Independiente, o la Sociedad Fabiana, una estructura harto distinta a la de los Partidos Socialistas del continente.

En 1881, Henry Hyndman creó la Democratic Federation (Federación Democrática), aunque con el tiempo cambiaría su denominación por la de Social Democratic Federation (Federación Social Democrática). Esta organización editaba Justice, el primer periódico socialista británico. En la organización destacaron también sindicalistas muy activos, como Ton Mann y John Burns, que hicieron que se vinculara hacia el sindicalismo. Otra de sus características fue que se trató de la organización británica más cercana a las ideas marxistas.

En el S.D.F. militó también el polifacético William Morris, escritor, artista, intelectual, poeta y en el asunto que nos interesa aquí, activista político. En este sentido es fundamental su obra News from Nowhere (Noticias de ninguna parte), del año 1890, donde hace una profunda crítica del capitalismo industrial desde sus posiciones estéticas y antropológicas. Pero además Morris decidió crear, con el apoyo de la hija mejor de Marx, Eleanor Marx-Aveling, The Socialist League (La Liga Socialista), como escisión de la S.D.F. Las ideas de Morris dieron un fuerte sello estético y de preocupación por la calidad de vida a esta organización, un asunto muy novedoso en aquel momento y que, evidentemente tenía que ver con el interés de Morris por el diseño, las artes y los oficios frente a la embrutecedora producción industrial. La Liga terminó sus días derivando hacia posturas más anarquistas que socialistas.

En 1884 se fundó la Sociedad Fabiana, y que gracias al peso de sus miembros, intelectuales de primer orden, tendría una clara influencia en el carácter del futuro laborismo, a través de su filosofía política que defendía la transformación paulatina y no violenta de las estructuras sociales, en una suerte de “socialismo administrativo”, respetuoso con las reglas democráticas y del parlamentarismo. Los fabianos proporcionarían el sello intelectual a la izquierda británica.

Este sería el caldo de cultivo, a finales de la década de los ochenta del XIX, donde se iría fraguando la creación de partidos políticos obreros británicos. La primera iniciativa directa partió del mundo sindical. Keir Hardie era un minero escocés que en 1888 fundó el Scottisch Labour Party (Partido Laborista Escocés). En 1893 nació el Independent Labour Party (Partido Laborista Independiente), con una gran implantación en Escocia y en el norte de Inglaterra, aunque no pudo desarrollarse en el resto de Gran Bretaña.

En el año 1899 se celebró el Congreso de las Trade Unions que fue clave para cambiar la tradicional tendencia favorable de los sindicatos hacia el Partido Liberal, ya que se decidió que había que tratar de promover una acción política independiente obrera. De ahí surgió el Labour Representation Committeeen 1900, constituido en el Memorial Hall de Farrington Street de Londres.

El Socialista informaba que se había organizado un Congreso en Londres de organizaciones societarias (sindicatos) y socialistas para acordar una acción parlamentaria común. En dicho Congreso se reunieron 130 delegados; 118 de ellos correspondían a las Trade Unions, lo que demuestra el peso sindical en el origen del Partido. Según el periódico, representaban a más de medio millón de personas. También estuvieron presentes 7 delegados del Partido Laborista Independiente, que tendría en esos momentos unos 13.000 mil militantes. La Federación Democrática Socialista (9.000 afiliados) estuvo representada por 4 delegados; y, por fin, la Sociedad Fabiana tuvo un representante. Al parecer, la Sociedad Fabiana tenía 861 miembros.

Después de una amplia discusión se aprobó una resolución, cuyo autor era Keir Hardie, el infatigable sindicalista y fundador del laborismo escocés y del Partido Laborista Independiente, y que expresaba que la representación obrera en el Parlamento debía componerse de personas afines a la causa obrera, y que en las elecciones debían ser propuestas y sostenidas por algunas de las organizaciones representadas en el Congreso. Pero, además, en el Parlamento debía constituirse un grupo obrero independiente. El grupo tendría como misión apoyar a los partidos que defendiesen en el Parlamento reformas beneficiosas para la clase obrera o que se opusiese a la adopción de medidas perjudiciales a la misma.

El Congreso eligió una Comisión Ejecutiva para la nueva organización con 12 miembros. Los sindicatos tendrían 7 de los mismos, habida cuenta de su peso. El Partido Laborista Independiente contaría con 2, el mismo número asignado para la Federación Democrática Socialista, mientras que los fabianos contarían con un representante.

La Comisión tenía que mantener las relaciones entre las distintas organizaciones, presentar las candidaturas, convocar los congresos anuales en los meses de febrero, y presentar un informe anual.

También se estableció el sistema de aportaciones económicas, y se tomó la decisión que la Federación no quedaría completamente constituida hasta el próximo Congreso.

Hemos consultado el número 732 de El Socialista. Para profundizar sobre el origen del Partido Laborista recomendamos, como en tantas ocasiones, la obra de Historia General del Socialismo coordinada por Jacques Droz en el tomo correspondiente al período 1875-1918, y que en España editó Destinolibro.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.