Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El primer intento legislador español sobre el trabajo infantil en 1855

Siguiendo el estudio que José Almela Santafé realizó en la conferencia que dio por encargo de la Agrupación Socialista de Barcelona en 1889, nos acercamos al primer intento de legislar en España el trabajo infantil. Estamos hablando del proyecto sobre “ejercicio, policía, sociedades, jurisdicción o inspección manufacturera”, obra del ministro de Fomento Manuel Alonso Martínez en 1855, en Gobierno de Espartero en el Bienio Progresista. Al parecer, esta iniciativa era fruto de la promesa que se había hecho a los trabajadores de Barcelona para terminar con la huelga general de ese año, aunque como veremos, naufragó.

El proyecto no era en sí no era monográfico en relación con el trabajo infantil, pero sí lo trataba por vez primera en su articulado.

En su artículo séptimo establecía que solamente en los establecimientos donde se ocupasen más de veinte trabajadores se permitiría la admisión de niños o niñas que hubieran cumplido los ocho años, debiendo trabajar únicamente por la mañana o por la tarde, para que tuvieran tiempo para su educación. Por otro lado, los mayores de doce años pero que no llegasen a dieciocho solamente podrían trabajar diez horas diarias entre las seis de la mañana y las seis de la tarde.

Almela citaba otros artículos sobre condiciones de capacidad y salubridad, sanciones por incumplimientos y nombramiento de inspectores, pero sin mención específica sobre el trabajo infantil. Por eso, consideraba que el articulado era deficiente en cuanto a disposiciones, y defectuoso en lo que disponía, aunque era un paso en el camino trazado anteriormente por otros Estados. La edad de ocho años era demasiado temprana para admitir a niños y niñas en centros de trabajo que ocupasen más de veinte trabajadores. Por otro lado, ya en niños mayores no se trataba nada sobre el trabajo nocturno ni de los días festivos. Además, aunque el proyecto establecía condiciones higiénicas generales a las fábricas y talleres no prohibía a los niños el ejercicio de trabajos considerados peligrosos. En todo caso, el proyecto quedó en nada porque las Cortes no llegaron ni a discutirlo.

Hemos consultado el número 192 de El Socialista de 8 de noviembre de 1889. Sobre el trabajo infantil en España es obligada la consulta del libro de José María Borrás Llop (ed.), El trabajo infantil en España (1700-1950), Universitat de Barcelona, Icaria Editorial, 2013. Sobre Almela se puede consultar el Diccionario Biográfico del Socialismo Español, en la red.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.