Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

No hay que confundir la luna

No hay que confundir la luna

con la farola del barrio,

ni el firmamento que arriba brilla

con las luces de un lucernario.

Hay que saber de estrellas

como el abecedario,

hay que besar todas las bocas

con los labios bien abiertos,

apropiarse dormitorios

de amaneceres inciertos,

hay que brindar con espuma

de rocíos mañaneros,

que nos pille la justicia

bañados de amor y en cueros.

No hay que dejar que verdades

te frenen la sinrazón,

que la ilusión te hace libre

y los sueños, sueños son;

hay que fusilar memorias

con claveles de algodón

y rendir cruces de guerra

en jardines perfumados.

Hay que fustigar conciencias

con besos por los rincones,

y colgar en palacios negros

crespones en sus balcones,

y jugar, jugar, jugar

a mentir diciendo verdad,

que la vida nunca da

una segunda oportunidad.

No hay que rezar a los dioses,

hay que salirles al paso

y robarles el carné

para poder gobernar,

o hacer lo que ellos mandan:

amar, sobre todas las cosas, amar;

hay que buscar el cielo

aquí en la tierra sin ir más lejos,

y dejar las oraciones

para los niños en el colegio.

No hay que arrodillar más lo cojones

sumergidos en incienso,

hay que levantar corazones

con apasionado acento,

hay que huir de ensoñaciones

y con los sueños andar.

Y sobre todo, jugar, jugar, jugar

a mentir diciendo verdad,

que la vida nunca da

una segunda oportunidad.

Del poemario La muerte de Dios

(Ediciones Vitruvio)

Fotógrafo, cantautor y compositor madrileño, con cuatro poemarios editados: Para Isabel. Gritos de amor contra el Alzhéimer (Sial-Pigmalión, 2011); La muerte de Dios (Ediciones Vitruvio, 2015), Del Humor, al Amor, al Horror (Ediciones Vitruvio, 2016) y ATENTA MENTE VUESTRO (Los Libros del Mississippi, 2019).

Como cantautor participó en el Festival de Benidorm 1980, llegando a la final y ganando el premio a la Mejor Letra de Canción; igualmente ganador del Festival de Brunete 1982. Edita con la discográfica Phonogram Philips un LP con el título Alberto Morales.

Ha participado poética y musicalmente en varios homenajes, entre ellos el Homenaje de las Artes a Miguel Hernández: Tres heridas celebrado en el Ateneo de Madrid con motivo del centenario de su nacimiento (10 de septiembre 2010), así como el Homenaje a Carlos Oquendo de Amat en la Casa de América (2007).