Quantcast
ÚNETE

¿Sueñan los robots de inteligencia artificial con ser reconocidos autores?

  • Escrito por Catalina Guerrero
  • Publicado en Crónicas

La revolución digital permea todas las facetas de la sociedad, incluido el arte contemporáneo, que celebra esta semana una de sus citas más emblemáticas: la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO 2020, "abierta a las buenas creaciones", incluidas las de las "mentes-maquinas", según sus directora, Maribel López.

¿Puede tener el arte creado por inteligencia artificial su espacio en ARCO? "¡Por supuesto!", responde en una conversación con Efe la flamante directora de la icónica feria, que abrirá sus puertas este miércoles hasta el domingo dedicada a un tema con aire premonitorio, "It's Just a Matter of Time" (Es solo cuestión de tiempo).

ARCO, UNA FERIA ABIERTA A TODAS LAS CREACIONES

"ARCO no cierra sus puertas a las creaciones vengan de donde vengan (...) es una feria abierta a las buenas creaciones", recalca López, quien señala, no obstante, que en esta edición hay muy poco arte electrónico.

No sabe cuándo pero cree que veremos en ARCO maquinas de inteligencia artificial artistas o al menos experimentos. López recuerda que a principios de la primera década del siglo XXI "había mucho arte electrónico, había ese momento de investigación de la maquina muy fuerte".

Ahora, continúa, "eso está mucho más integrado en las prácticas de los artistas" y "los artistas lo que harán será integrarlo en sus propios discursos y quizá dialogar con esas mentes-maquina, sin duda eso estará presente".

Que la inteligencia artificial es capaz de crear arte y literatura es ya una realidad. Especial eco mediático tuvo en 2019 la decisión de un tribunal chino de multar a una empresa por usar el texto escrito por una maquina con inteligencia artificial sin autorización, al otorgarle los mismos derechos de autor que si lo hubiese escrito una persona.

Y un año antes causó fascinación "el nuevo Rembrandt", un retrato original creado por inteligencia artificial y que imitaba a la perfección los trazos y el estilo del artista barroco tras estudiar toda su obra.

EL MUNDO FRENTE A CAMBIOS EXPONENCIALES

El mundo está viviendo cambios exponenciales y la inteligencia artificial es uno de ellos. Cambios para lo que aún no estamos preparados, advertía el profesor Manuel Desantes Real, catedrático de Derecho Internacional Privado en la Universidad de Alicante, en una reciente conferencia "Derecho, inteligencia artificial y propiedad intelectual: un urgente y necesario diálogo", en la Fundación Ramón Areces.

"Los seres humanos nos enfrentamos a una situación completamente nueva, que jamás se había dado. Los cambios, que siempre se han sucedido en la Historia de una manera lineal, son exponenciales desde hace 30 años y no estamos preparados para ello, ni está preparado el Derecho ni la propiedad intelectual", aseguraba.

"La inteligencia artificial va a hacer que nos tengamos que replantear todos nuestros esquemas sociales a partir de los valores que ya tenemos", mantuvo.

Precisamente eso es lo que pretende la Comisión Europea de Ursula Von der Leyen, que desveló recientemente sus ideas y medidas para que el desarrollo de la inteligencia artificial esté centrado en el ser humano y la transformación digital redunde en beneficio de todos, y refleje lo mejor de Europa, al impulsar el desarrollo de una tecnología fiable que fomente una sociedad abierta y democrática y una economía dinámica y sostenible.

¿QUÉN ES EL AUTOR?

Hasta la fecha, la actividad creativa de las maquinas no era objeto de debate, ya que se empleaba para apoyar el trabajo de las personas. Pero con la irrupción de inteligencia artificial capaz de producir arte se abren dilemas legales.

¿Quién es el autor: el robot, el creador del algoritmo o la persona que lo maneja? ¿Y, la propiedad intelectual? La respuesta a la pregunta de si puede una maquina ser autor es "no", afirma a Efe el abogado experto en propiedad intelectual Javier Fernández-Lasquetty, del despacho Elzaburu y miembro de la Asociación Internacional para la Protección de la Propiedad Intelectual (AIPPI, por sus siglas en inglés), líder en el mundo dedicada al desarrollo y mejora de las leyes para la protección de la propiedad intelectual.

En esa organización políticamente neutral, sin fines de lucro, con sede en Suiza y con más de 9.000 miembros que representan a más de 125 países se ha celebrado ese debate y "la respuesta es unánime en el derecho continental" europeo, asegura el letrado.

"La conclusión a la que llegamos es que la maquina, la inteligencia artificial puede operar como un pincel, es decir, en vez de utilizar un pincel el autor, el artista lo que hace es que utiliza la maquina para la creación artística", dice.

El problema está, reconoce, en que el patrón establecido "en la figura de la propiedad intelectual no encaja exactamente con la creación hecha por la inteligencia artificial", y aventura que "la solución podría ser que le atribuyan a la maquina la autoría y al dueño de la maquina se le reconozcan los derechos".

"La solución tiene que estar dentro del Convenio de Berna, que es el convenio internacional que cubre a todos los países del mundo, incluida China, y que establece unas reglas sobre propiedad intelectual que nos hemos dado desde 1887. Eso es lo que permite que todos hablemos el mismo idioma, salirse de ahí es muy peligroso", concluye.

"Creaciones artísticas, inteligencia artificial y propiedad intelectual" es el título de II Foro Impulsa Europa que celebrarán EFE y RTVE este miércoles en ARCO. EFE.