Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La tarde del 12 de abril de 1931 en la Casa del Pueblo de Madrid

En este artículo relatamos cómo se vivió la tarde electoral del 12 de abril, domingo, en la Casa del Pueblo de Madrid.

Desde el comienzo de la tarde, la Casa del Pueblo se fue llenando de trabajadores para conocer los resultados de las elecciones municipales. A las cuatro de la tarde se abarrotaron las estancias de la Casa, tanto los pasillos, como las escaleras, salones y oficinas.

Destacó la llegada de los jóvenes socialistas que habían recorrido los distritos, expresando su impresión de que el triunfo era claro, anuncio que provocó vivas a la República y el Socialismo.

Los jóvenes subieron a la azotea del edificio que, como sabemos, se encontraba en la calle del Piamonte, para colocar en el mástil de hierro una bandera roja.

El ambiente fue enardeciéndose más a medida que llegaban los compromisarios de los distintos distritos madrileños con noticias del triunfo de la Conjunción Republicano-Socialista.

En el trabajo de la victoria en Madrid tuvieron mucho que ver las mujeres, a pesar de que no podían votar, ya que recorrieron las calles en apoyo de las candidaturas republicanas y socialistas, un asunto que estudiamos en otro artículo. Debemos recordar que en aquella época la campaña era hasta el final.

Al final, las calles adyacentes se abarrotaron en lo que podemos definir la primera fiesta madrileña por el triunfo de la República.

Las noticias que por teléfono y telegráficamente llegaban a la Casa del Pueblo fueron anunciadas a la multitud por pizarras que se enseñaron a través de las ventanas.

La bandera roja no pudo estar mucho tiempo izada, ya que al tener noticia del hecho se presentó un emisario especial de la Dirección General de Seguridad para ordenar que fuera arriada, orden que fue obedecida, seguramente para evitar enfrentamientos, aunque al anochecer se puso un reflector rojo que lanzaba rayos de luz a los edificios colindantes, que en muchos casos estaban ocupadas por personajes de la nobleza y la Iglesia. La puesta en marcha del reflector provocó la algarabía general.

Cuando los candidatos llegaron a la Casa del Pueblo se desató de nuevo la alegría con repetidos vítores a la República, el Partido Socialista y hacia los propios candidatos triunfantes a concejales.

En vista de la gran multitud congregada aumentaron los efectivos de las fuerzas públicas que, establecidas en los alrededores, cortaron los accesos en las calles inmediatas. En ese momento, Manuel Muiño llamó a la Dirección General de Seguridad para hacer comprender a las autoridades que esas medidas no contribuían a garantizar el orden sino a provocar intranquilidad y, seguramente algún incidente. Consiguió convencer en su llamada, y desde la Puerta del Sol se dio la orden de permitir el paso.

Hemos consultado el número del 14 de abril de El Socialista. Sobre las mujeres en las elecciones de abril de 1931 este autor tiene un trabajo en Nueva Tribuna de abril de 2018, titulado, “Las mujeres socialistas ante las elecciones del 12 de abril del 31”

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.