Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Las peticiones del PSOE y la UGT en el primero de mayo de 1928

Continuamos aportando materiales sobre las peticiones socialistas en las distintas celebraciones del primero de mayo. En esta pieza nos encontramos en la Dictadura de Primo de Rivera, en 1928. Muchas peticiones se repiten, se mantienen en el tiempo (el caso de las demandas agrícolas es paradigmático), aunque algunas otras (las menos) tienen que ver con el momento, como sería el caso de la referencia a los Comités Paritarios. Las nuevas, por otro lado, siempre tienden a reforzar o ampliar las conquistas sociales que se iban logrando.

-Cumplimiento de la legislación social, y muy especialmente de la relativa a la jornada de ocho horas. Para que tuviera lugar habría que consignar en los Presupuestos una partida correspondiente para nombrar inspectores de trabajo.

-Adopción de procedimientos eficaces para resolver las crisis de trabajo y el encarecimiento de la vida.

-Política de construcción de casas baratas, además de otra relativa a los alquileres contra la pretensión de los dueños de fincas urbanas de subir el precio de dichos alquileres.

-Cumplimiento del Retiro Obrero y ampliación de los seguros sociales: el paro, la maternidad, la enfermedad y la invalidez.

-Creación de escuelas.

-Legislación agraria sobre los siguientes puntos: extensión de los beneficios de la Ley de Accidentes de Trabajo y demás legislación social a los obreros agrícolas, creación de organismos paritarios para la fijación del salario mínimo, reforma legal para que los arrendamientos de las tierras tuvieran un mínimo de 20 años de duración, indemnización por las mejoras introducidas por el arrendatario y que la renta no fuese superior al interés del valor declarado a Hacienda, prohibición de los subarriendos, obligación del cultivo intensivo, municipalización de las tierras que llevasen cuatro años sin cultivar por abandono de sus dueños y concesión de dichas tierras en arrendamiento a las Sociedades de Obreros Agrícolas residentes en la localidad para que las explotasen en común bajo la dirección técnica que determine el Estado, roturación de las tierras destinadas a cotos de caza y a la cría del ganado de lidia, creación de un Banco Agrícola Nacional que aportara los medios a los agricultores para poder comprar semillas aperos, abonos, etc., reconocimiento preferente a los arrendatarios del derecho de retracto en caso de venta de las tierras dadas en arriendo, aparcería, etc.

-Repoblación forestal

-Aprobación de una legislación de control sindical de las industrias.

-Resolución por parte del Gobierno, en conformidad por lo defendido por la UGT, del Decreto-Ley sobre impuesto de utilidades.

Hemos consultado estas demandas en el número 5989 de 19 de abril de 1928 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.