Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La mano de Plotinus

Los seres emergen y emanan sangre de ira.

El Dios trascendente es fuente de todo,

de todo ser, de todo conocer.

El Uno como fuente de todo no se interesa

por nada que no sea Uno,

tampoco tiene consciencia.

No posee nada, ni busca, el Uno es perfecto

Aunque carece de la metáfora de la existencia.

Habla y se desborda, mientras su prodigalidad

convierte en sentidos lo que son tan solo palabras.

El alma cósmica aúna a las almas individuales

cuando el suprasensible límite de ese mundo

purifica la oscuridad mutable.

 

Toda esta inmaterialidad embrolla

hacia la luz oscura

esa que invade, pero no colma,

aquella que no eleva

la misma que arrastra sin colmar,

sin reunión posible.

No quiero tu patrocinio Plotino

ya no hay purificación de la virtud,

ni tan siquiera

aquel contacto con la belleza de una plenitud

sin denominación.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.