Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Tu nombre

Pronunciar en voz alta tu nombre,

decirlo a media voz o susurrarlo;

sentir que el aire asciende,

palpita en la garganta

y pellizca mis cuerdas vocales;

saborear sus sílabas en mi boca,

recrearlo en mis labios,

sostenerlo en la punta de la lengua,

frenarlo entre los dientes

y hacerse el verbo carne al liberarlo.

Tu nombre te define y te perfila,

tu nombre me estremece y me emociona.

Llamarte por tu nombre

es una forma pobre de besarte.

Si lo grito, lo ensucio con mis voces.

Si lo canto, me tomas por un loco.

Si lo musito, ríes sin tomarme en serio.

Por fin comprendo y callo,

cierro los ojos y te sueño.

(Del libro El Arpa de Ur)

De la biografía de Sergio Iborra (1975), madrileño afincado en Rivas-Vaciamadrid desde hace más de tres lustros, cabe destacar que es licenciado en Economía y funcionario de la Comunidad de Madrid; dos rasgos circunstanciales pese a los cuales ha conseguido ser dramaturgo (y ocasionalmente actor teatral y de cortos cinematográficos), y ver publicados un par de poemarios (Discurso del Polvo, 329, Ed. Endymion; y El Arpa de Ur, 790, Ediciones Vitruvio), con los que espera no haber sido indigno de la milenaria tradición literaria en castellano.