Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Para erradicar la brecha es necesaria una ley de Igualdad Salarial

Hoy, 18 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Igualdad Salarial, establecido por Naciones Unidas con el fin de poner de manifiesto los esfuerzos por conseguir la igualdad salarial por un trabajo de igual valor, la Unión General de Trabajadores ha manifestado su compromiso contante por alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres, considerando que la igualdad, además de constituir un derecho fundamental y una cuestión de justicia, es una necesidad para el desarrollo social y para nuestra economía. 

Las mujeres tienen dificultades para entrar en el mercado laboral, así como para mantenerse en mismo, promocionan menos a puestos de responsabilidad, reciben salarios más bajos, padecen peores condiciones laborales, cuentan con una protección social desigual, y siguen asumiendo mayoritariamente las responsabilidades familiares en perjuicio de sus carreras profesionales. Así pues, las brechas de género persisten tanto en el empleo, como en los salarios y las pensiones.

Según datos de las Naciones Unidas, la brecha salarial de género se sitúa en un 23% a nivel mundial. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas siguen estancados debido a la persistencia de desigualdades históricas y estructurales en las relaciones de poder entre mujeres y hombres. A su vez, las situaciones de pobreza acrecientan estas desigualdades y desventajas en el acceso a recursos y oportunidades para las mujeres.

El progreso para reducir esa brecha ha sido lento. Si bien se ha respaldado ampliamente la igualdad de remuneración para hombres y mujeres, su aplicación en la práctica sigue siendo muy complicada.

Por ello, UGT manifiesta la urgente necesidad de leyes para avanzar en la igualdad efectiva, ya que la actual normativa no sirve, por sí sola, para facilitar que las mujeres estén en el mercado laboral en las mismas condiciones que los hombres. 

Legislar para avanzar en igualdad

El sindicato advierte de que el retroceso sufrido en igualdad de género en la última década, y la lentitud de los avances cuando éstos se producen, hacen cada vez más intolerable la situación de discriminación y desigualdad que sufren las mujeres. Por ello considera necesario adoptar, a través del Dialogo Social, medidas que puedan combatir y eliminar la desigualdad que sufren las mujeres en el empleo, incrementar políticas activas de empleo, así como desarrollar normas que faciliten la negociación y adopción de planes de igualdad en las empresas.

Igualmente, hay que abordar el desarrollo reglamentario de la normativa laboral en materia de igualdad de género, derogar la reforma laboral y recuperar el espacio perdido de la negociación colectiva y, de forma específica, aprobar una Ley de Igualdad Salarial.

Además, sería prioritario aumentar los niveles de empleo de las mujeres eliminado los elementos de precariedad e infravaloración que caracterizan el empleo femenino, así como la segregación ocupacional, las dificultades en la promoción profesional y el acceso a puestos de responsabilidad, las desigualdades salariales y las deficiencias en el reparto de la atención de las responsabilidades familiares.

En materia de corresponsabilidad es básico contar con permisos retribuidos, de carácter individual e intransferibles, para el cuidado familiar, con el fin de evitar el abandono temporal del empleo o la renuncia involuntaria a una promoción profesional para las mujeres. Asimismo, es sumamente urgente poner en marcha un modelo educativo igualitario y fortalecer los servicios públicos, especialmente en Educación, Sanidad y Servicios Sociales, así como garantizar infraestructuras públicas para la atención y cuidados de calidad, gratuitos o asequibles y adecuados, de niños y niñas, especialmente menores de 0 a 3 años y de personas mayores y/o en situación de dependencia.