Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Victoria Kent y primeras medidas penitenciarias


Victoria Kent hacia 1931, en su época como Directora General de Prisiones. / Wikipedia Victoria Kent hacia 1931, en su época como Directora General de Prisiones. / Wikipedia

Recogemos algunas de las primeras medidas penitenciarias tomadas por Victoria Kent a principios de mayo de 1931.

Se aumenta en 50 céntimos la asignación diaria para cada recluso.

La directora general de Prisiones hizo varias manifestaciones a las periodistas a su regreso del viaje de inspección a diversas prisiones de Levante. Dijo que, como consecuencia de esta visita, había tomado algunas disposiciones de carácter inmediato, entre ellas el aumento de socorro diario de alimentación que se da a los reclusos. La cantidad, evidentemente escasa, de una peseta diaria consignada para alimentación de cada individuo, ha sido aumentada por Victoria Kent en 5o céntimos, y de aquí en adelante los reclusos dispondrán, por tanto, de 1,50 pesetas diarias para su alimentación.

Se ordena la supresión de los amarres en cadena.

Agregó la directora de Prisiones que había ordenado desaparezcan de las prisiones todos los amarres en cadena que aún existen en algunas celdas de las antiguas pasiones, ya que en las de nueva planta se prescinde de este método de represión, y a tal fin la señorita Kent dará en breve instrucciones concretas.

Las prisiones de Albacete, Chinchilla y Cartagena.

Victoria Kent se refirió a su visita a la prisión de Albacete. La encontró en malas condiciones y ordenó que se remediaran varias deficiencias. La población de Chinchilla le tributó un grato recibimiento. La directora general visitó detenidamente el penal, manifestando, al terminar la visita, haber comprobado que el edificio no reunía condiciones apropiadas dentro del actual régimen penitenciara y de las normas. que entiende deben ser base de estos establecimientos, contrarios, por otra parte, al régimen de castigo y de represión que ha imperado hasta ahora. Su opinión es que debe suprimirse el penal, donde hay escasísimo número de reclusos.

Los penados de Cartagena le ofrecieron un hermoso ramo de flores. La directora de Prisiones les ofreció interesarse por la aplicación tolerante del decreto de indulto.”

(Fuente: El Socialista, número 6944, de 13 de mayo de 1931).