LA ZURDA

Los socialistas españoles y la Revolución rusa de 1905

La Revolución Rusa de 1905 impactó en todo el socialismo europeo, y el español no sería menos. En el número del 3 de febrero de 1905 de El Socialista se incluyó una larga columna donde se explicaba lo ocurrido el 22 de enero (9 de enero en el calendario juliano) en San Petersburgo, el “Domingo Sangriento”, como es conocido. También se incluían las peticiones formuladas por los trabajadores. Se daba noticia del manifiesto publicado por el Partido Socialdemócrata Ruso titulado “¡Al mundo civilizado!” condenando la matanza. En la misma y extensa noticia se hablaba, a su vez, del comunicado que la Segunda Internacional había tomado al respecto en favor de los trabajadores y socialistas rusos. Por fin, se informaba al lector español de distintos actos solidarios convocados por partidos socialistas en Europa.

La Agrupación Socialista Madrileña aprobó una proposición manifestando su solidaridad con los trabajadores que, en San Petersburgo, Moscú y otras poblaciones del Imperio ruso, luchaban y trabajaban por el derribo de la autocracia.

Pero en España no era fácil poder protestar por lo que estaba ocurriendo al otro lado de Europa. Las autoridades españolas prohibieron la celebración de actos donde se condenase la represión zarista y se expresase la solidaridad con los que estaban luchando contra el absolutismo. Los socialistas madrileños protestaron por esta prohibición. En algunos lugares se pudo celebrar alguna manifestación, como ocurrió en Bilbao, pero no así en Linares, por ejemplo, donde las Sociedades Obreras y la Agrupación Socialista decidieron, como alternativa, publicar una hoja condenando la carnicería ocurrida en San Petersburgo y la persecución consiguiente.

El Comité de la UGT acordó protestar por la matanza de San Petersburgo y expresar sus simpatías por los que luchaban en Rusia por las libertades políticas. Por su parte, la Junta del Centro de Sociedades Obreras de Madrid decidió, ante la prohibición de celebrar mítines, protestar a través de la prensa por lo ocurrido en Rusia y proclamar su solidaridad con los trabajadores, además de protestar por la actitud del Gobierno español.

El Comité Nacional del PSOE decidió enviar un mensaje a los socialistas rusos, en nombre de todos los socialistas españoles, expresándoles sus simpatías por la labor que estaban realizando, y condenando la conducta de los considerados como verdugos de la clase obrera en dicho país. Además, resolvió abrir una suscripción para las familias de las víctimas del zarismo, demostrando su solidaridad, un medio muy común entre los socialistas ante huelgas o represiones. La lista de los suscriptores, como era habitual en estos casos, se fue publicando en los sucesivos números de El Socialista. Desde el periódico, además, se estimuló la solidaridad con anuncios.

A partir de entonces, distintas Agrupaciones Socialistas, Federaciones y Sociedades Obreras tomaron acuerdos semejantes, y algunas pudieron celebrar algún mitin o acto, lo que demuestra que algunas autoridades provinciales fueron más permisivas en este sentido.

El Socialista comenzó a informar exhaustivamente sobre la situación rusa, así como de las resoluciones de apoyo de las Sociedades Obreras y Agrupaciones Socialistas, que se fueron generalizando por toda España, y de los casos en los que se pudieron celebrar mítines y/o manifestaciones. El estudio de las noticias que ofrecía el periódico socialista interesa si se comparan con las que daba la prensa denominada “burguesa”. En este sentido, puede ser interesante la consulta de la tesis doctoral de Elena Navrotskaya, La presencia de Rusia en la prensa española de 1900 a 1936, leída en la UAM, (2005), y que podemos consultar en la red.

Podemos consultar los números 987, 988, 989 y 990 del mes de febrero de 1905 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.