LA ZURDA

Las calumnias contra Pablo Iglesias por el asesinato de Canalejas

Pablo Iglesias fue calumniado en distintas ocasiones en su larga y comprometida vida política y sindical. En este trabajo nos acercamos a uno de estos episodios, y que sufrió en relación con el asesinato de Canalejas, aunque fue una campaña en diciembre de 1915, cuando el presidente del Consejo de Ministros había sido asesinado el 12 de noviembre de 1912.

Al parecer, en la mañana del domingo 12 de diciembre de 1915 aparecieron en las calles del centro de Madrid unos carteles de color rojo. En estos cartelones se podía leer lo siguiente: “Pablo Iglesias en el complot contra Canalejas. Enormes acusaciones contra el jefe del socialismo español. Pardinas (recordemos que el asesino de Canalejas fue Manuel Pardiñas Serrato) y Pablo Iglesias, doce horas antes del crimen. El complot. Denuncias gravísimas. ¡Sensacionales revelaciones! Leed mañana.”. Era, por lo tanto, el anuncio de un semanario sensacionalista.

Según relata El Socialista en el número de ese día de diciembre de 1915, muchos trabajadores arrancaron estos carteles, indignados por las acusaciones contra “el abuelo”.

Pero la indignación de los socialistas iba más encaminada hacia las autoridades porque, al parecer, estos carteles se habían puesto legalmente en las fachadas y esquinas porque tenían los sellos al cumplir los requisitos que la ley marcaba en ese momento para poder poner un cartel en la calle. Los socialistas acusaban al Gobierno Civil de doble vara de medir. Se habían prohibido los carteles en la reciente campaña del pan emprendida por los socialistas, y ahora se habían permitido estos carteles llenos de calumnias. El Socialista acusaba, por tanto, de complicidad a las autoridades. Además, el hecho era grave porque podía haber generado problemas de orden público si hubiesen aparecido personas que hubieran defendido lo que ponía en los carteles, produciéndose enfrentamientos violentos con trabajadores.

Una comisión del Comité Nacional del PSOE se dirigió al Ministerio de la Gobernación para protestar por lo que se consideraba una ofensa. En ese momento era ministro Santiago Alba, en un Gobierno de Romanones, formado el 9 de diciembre de ese mismo año. El ministro condenó dichos carteles, pero comunicó a la delegación socialista que no tenía medios para impedirlo, considerando que siempre las personas honradas estaban expuestas a estas “canalladas”, y elogió a Pablo Iglesias. El ministro aconsejó a la comisión que el Partido se dirigiera al Juzgado de Guardia.

Sobre las calumnias que sufrió en vida Pablo Iglesias se puede consultar la biografía de Juan José Morato, Pablo Iglesias, educador de muchedumbres, del año 1931, o en la edición de Ariel de 1977.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.