HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La depresión no va a desaparecer por darle la espalda


  • Escrito por Inés Escario
  • Publicado en Actualidad
(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

La psicóloga Lola Sobrino recuerda que la depresión es una enfermedad como otra cualquiera y no va a desaparecer por darle la espalda. Defiende que, igual que no afrontaríamos un cáncer sin asistencia profesional, la depresión también la requiere.

En el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, la responsable del Departamento de Intervención Psicosocial de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME) advierte en una entrevista a Efe de que mensajes como que "esto se remonta con valentía" son "un mito" que hace mucho daño a las personas que la padecen y anima a solicitar ayuda.

Pregunta: Uno de los mensajes de esta jornada es que "estar triste no es depresión". ¿Cuál es la diferencia entre la tristeza que todos podemos experimentar más o menos habitualmente y la depresión?

Respuesta: La tristeza es una emoción y, como todas las emociones, tiene un carácter adaptativo.Esto significa que son de utilidad, sirven para que nos adaptemos a las necesidades que vamos teniendo a lo largo de nuestra vida. Es muy útil cuando ha habido en nuestra vida algún cambio o alguna pérdida y nos tenemos que readaptar a una nueva situación.

Gracias a la tristeza, podemos prestar más atención a nosotros mismos que al entorno. Por eso, nos ayuda a reubicarnos y a adaptarnos a la nueva situación que nos toca vivir.

Lo que sí que es patológico es una tristeza permanente, cuando esa tristeza no remite o no guarda proporción lógica con los hechos; entonces estaríamos hablando de una tristeza patológica que se podría llamar depresión.

Y eso es una enfermedad, algo que no es inherente a todas las personas, y tiene que ver además con un desequilibrio con la química del cerebro. Hay uno o varios neurotransmisores que están afectados y estamos hablando de una enfermedad, no de una emoción.

P.- Según la última Encuesta Europea de Salud en España, casi el 13 % de la población de más de 15 años presenta sintomatología depresiva de distinta gravedad. ¿Cómo interpreta estas cifras?

R.- Lo alarmante es que con la nueva situación de la covid está aumentando tanto la prevalencia a nivel general como el número de colectivos que entran a ser pacientes de este tipo de patología. Antes, se centraba más en personas de mediana o tercera edad y, ahora, se centra también muchísimo en infancia y adolescencia.

P.- ¿Por qué afecta ahora más a los jóvenes?

R.- Entiendo, y esto es una opinión personal, que es multicausal: es muy difícil achacar todo a la covid, hay múltiples factores que afectan. Para mí, uno de estos factores es el uso y el abuso de las redes sociales, que son una pantalla que proyecta un mundo ideal. Cuando nuestro mundo real no coincide con ese mundo ideal tendemos a frustrarnos y a pensar que el problema está en nosotros, y eso genera mucha disforia, mucho descontento y muchas veces una baja autoestima, que pueden constituir los prolegómenos de una depresión.

P.- La depresión afecta más a las mujeres, con cifras que duplican a las de los hombres, ¿por qué se da este fenómeno?

R.- También sería multicausal. Pero yo identifico como fundamentales dos causas. La primera tiene que ver con lo metabólico y con lo hormonal: a las mujeres en otro tipo de enfermedades mentales, como la esquizofrenia, las hormonas nos protegen. Sin embargo, en depresión y estado de ánimo las hormonas femeninas son un factor de riesgo.

La segunda causa, o que tiene más incidencia en las estadísticas, es que las mujeres somos más proclives a pedir ayuda especializada. Las estadísticas se hacen en base a cómputos del sistema de salud y, si no estás como paciente, nunca podrás ser computado. Al ser la depresión una enfermedad peor tolerada socialmente en hombres que en mujeres, los hombres son menos proclives a pedir ayuda. Sobre los hombres pesa un estigma más poderoso que sobre las mujeres.

P.- Otro grupo con mayor prevalencia es la tercera edad.

R.- Es un colectivo muy maltratado por esta enfermedad, que muchas veces queda enmascarada por los síntomas propios de la conducta de la persona mayor, por demencias o por esa tristeza que se les presupone. A veces se supone que, como es una persona mayor, "contento no va a estar". Y eso no es así, la depresión les afecta y en una importantísima medida. Por supuesto, también en las personas mayores existen tratamientos para la depresión y la posibilidad de una calidad de vida mejor.

P.- Es un trastorno común, pero ¿tener depresión sigue estigmatizado en nuestra sociedad?

R.- Sí que existe estigma porque no se entiende todavía la depresión como una enfermedad que tiene que ver con la química del cerebro y que requiere un tratamiento psicológico y farmacológico como muchas otras enfermedades. Se entiende más bien como unas características de personalidad; se asocia más a la dejación, a la falta de motivación...

Aunque está socialmente muy aceptada y todo el mundo quiere ayudar enseguida al depresivo, también es verdad que es una enfermedad muy malentendida y que, a pesar de que el entorno lo hace siempre con mucho cariño, esos mensajes de "venga, anímate", "no pasa nada" o "fíjate cómo estaba yo y salí adelante por mí mismo" lo que hacen es empujar en sentido contrario. Por eso es importante la formación para el entorno, que acudan a las asociaciones y que se informen de cómo proceder, porque cuando hacemos un buen abordaje con los más cercanos se mejora muchísimo el pronóstico y el curso de la enfermedad.

P.- Desde asociaciones como ASAPME transmiten un mensaje claro: es posible superar la depresión. ¿Cómo se consigue?

R.- Con ayuda profesional. El entorno, la motivación del paciente o sus características personales son importantes, pero igual que nadie afrontaría un cáncer o una diabetes sin ayuda profesional, sucede igual. Es una enfermedad que tiene tratamiento, pero que si no se trata, lejos de mejorar, empeora.

P.- Como psicóloga, ¿qué consejos daría a una persona que crea que está pasando por esta etapa o que tiene una depresión diagnosticada?

R.- Sería que se apoye mucho en su entorno, pero que los consejos procedan de un especialista en salud mental. El entorno nos quiere, nos protege, nos ampara, pero quien nos debe curar es un especialista. Le diría que no tenga dudas en acudir a atención especializada, es una enfermedad como otra cualquiera y no va a desaparecer por darle la espalda.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider