LA ZURDA

Manuel Llaneza, alcalde de Mieres en enero de 1918

Manuel Llaneza Zapico (1879-1931) constituye una de las figuras cumbres del sindicalismo minero, y del socialismo asturiano y español. En el centenario de su proclamación como alcalde de Mieres, el 1 de enero de 1918, recordamos aquel hecho acercándonos al relato del mismo, y que se incluyó en El Socialista en su número 3.088.

La elección de Llaneza fue por unanimidad. Los socialistas y republicanos coparon todas las tenencias de alcaldía, fruto del éxito electoral en las elecciones municipales de noviembre de 1917.

Manuel Llaneza dirigió un discurso a los presentes que, dadas las circunstancias, puede ser calificado de histórico. Llaneza comenzó señalando que, aunque era el primer nombramiento de un alcalde popular, había que serenar las expectativas. Llaneza era un hombre realista, un sindicalista con mucha experiencia en el establecimiento de la organización sindical minera (SOMA). Por eso explicó el poco poder que tenían los Ayuntamientos por no ser realmente autónomos. La cuestión clave era la fiscal y, no tanto por el sostenimiento de las haciendas locales, sino por la fiscalidad indirecta (consumos) que pesaba gravosamente sobre las clases populares, y que siempre fue motivo de conflicto social desde el siglo anterior, y en cuya supresión tanto se empeñaron los socialistas en el nivel nacional. Llaneza no tenía poder, por lo tanto, como alcalde, para poder suprimir esos impuestos, pero se comprometió en aunar fuerzas con otros Ayuntamientos para conseguir más autonomía del poder central, algo en lo que tenía confianza si se ponía empeño, como se había conseguido que los Ayuntamientos pudieran elegir a sus alcaldes.

Por fin, prometió ser un alcalde para el pueblo, siendo, además un mandatario de la Corporación, que con sus votos marcaría la política a seguir, es decir, quería dejar claro que sería un alcalde democrático, sin personalismos.

Llaneza en su discurso sintetizó, en cierta medida, la marcada vocación municipalista del socialismo español.

Y no tuvo que esperar mucho para ejercer porque por la nevada caída en la primera semana del año, especialmente en el Puerto de Pajares, se había interrumpido el tráfico ferroviario de la Compañía del Ferrocarril del Norte, con el consiguiente temor al desabastecimiento de pan. En vista de este contratiempo, Llaneza convocó a los patronos panaderos para conocer las existencias de harina en Mieres. Al parecer, era muy escasa y no había posibilidad de traerla, por lo que el alcalde ordenó que un comisionado municipal saliese en busca del artículo, para adquirir con fondos municipales nueve vagones de harina y otro de cebada. Con esta noticia los socialistas querían demostrar la diferencia que suponía contar con un alcalde socialista.

Sobre Manuel Llaneza podemos acudir al Diccionario Biográfico del Socialismo Español, donde se puede consultar también algunas referencias bibliográficas sobre el personaje.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.