Quantcast
ÚNETE

Poetas

Existencia

La existencia no es un modo de ser del hombre

no soy ni quiero ser de una manera concreta,

no existo como los otros.

Yo mismo constituyo mi propio hacerme o mi propio

existirme.

Haikus

La niebla azul

se hunde entre los cerezos.

Almas desnudas.

 

La primera lluvia

Summa de inexistencia

Hoy he deambulado por campos de acción y de razón

buscando conocimiento de verdad revelada,

pero mi referencia no es perfecta,

pero no es imposible

cuando el mundo se halla en movimiento y yo estoy fuera.

Las suelas de mis zapatos

He condescendido a agachar mi cabeza

y observar las desgastadas suelas de mis zapatos.

Nadie sabe lo que cuesta esta operación

cuando no puedes dejar de andar.

Pero alguna vez hay que parar, descansar

La mano de Plotinus

Los seres emergen y emanan sangre de ira.

El Dios trascendente es fuente de todo,

de todo ser, de todo conocer.

El Uno como fuente de todo no se interesa

por nada que no sea Uno,

Robots

Pequeñas luces parpadean ansiosas

entre las manos de los iluminados.

Dedos nerviosos y ágiles teclean sin piedad

al son de una melodía banal.

El Dilema

He aquí el dilema de una causa justa.

Como en un discurso hegeliano,

del que todos huyen,

hemos llegado al camino que separa

conciencias y abona iniquidades.

Estupidez

De entre las llamas

de la superstición vemos surgir

las pavesas de la ignorancia,

restos perversos de

una floración suprema.

Retorno

Escribir es un retorno siempre,

a la vida, a la voz,

en la memoria que buscamos

igual que en un espejo nuestra imagen,

amor de simetrías,

Olvido

Se me acaba la vida,

pero no para morir,

que todo llegará,

si no para ser.

Que estoy pero no siento,

5º Poema

Mientras olisqueaba tu almohada

en aquella tarde ociosa,

después de que aquel sueño turbio

me abandonara en mi orilla,

una ráfaga de libidinoso deseo

El valor de la herencia

Brindis:

Por las cosas hechas con seriedad y cariño

y un punto de temor a los abismos.

HALLAZGO Y CELEBRACIÓN

He subido a la cumbre siguiendo aquella senda

que un día mis mayores de niña me enseñaron.

Se nos escondieron los besos

En estos tiempos que corren,

se nos escondieron muchos de nuestros besos

en lo alto de las copas de los árboles,

tras la luz de las estrellas,

dentro de las aguas abisales del océano,

Fuerza del amor

Sostenidos sobre una sábana,

cálida y blanca

cubiertos de nada.

Vivos y enteros,

vestidos con nuestras almas.

Tiempo final

Dedicado a nuestros mayores.

 

Han sido muchas lunas de tristeza

que opacaron sus ojos,

ya no quedan colores

Estoico

El cosmos, la naturaleza, impregnan todo pensamiento.

El estoicismo ha llegado a su fin.

El ser vivo no ha perdido sus materias, pasiva y activa

y se ha quedado como desnudo en la Nada.

 

La inspiración

La inspiración es ave misteriosa

que en la noche se posa en nuestra rama,

y desde su silencio nos reclama

con la delicadeza de la rosa.

 

Sudario sin voz

Mortalidad a plazos es la del

espectro

del antiguo reino,

inventado por ti.

Desmiento la leyenda de mi

Palabra

El miedo maridó con el silencio,

pero quedó la palabra susurrada.

Apenas un silbido rozando la vida,

audible entre trinos de pájaros

traspasa arboledas,

Ni socrático ni areté

Poseo el bien, poseo el saber…y qué.

La naturaleza postula su buen hacer entre

las cenizas de tu sombra, cirenaica, y absurda diría yo.

Tan sólo la liberación de los deseos te conduce

a ese saber, único, que da la felicidad.

Lápiz y papel

Al trazar tu cuerpo en mi cuaderno,

me asalta una gana repentina

de volverme piel en tus manos,

la sangre que camina dentro de tus venas,

y en tus ojos…la retina

Somos uno

En la diversidad de cada uno

de cada una

somos uno.

Como la arena, el árbol, la nube

el aire y el río

El Teléfono

Estás más allá del número de teléfono,

pero tan cerca que mi aliento te empaña.

Deseo.

 

La pantalla me habla al oído.

Madre

Madre,

dejarás de trabajar

si conmigo te quieres casar,

dijo padre.

Y tú te dedicaste

Al Padre

A quien nos cuidó

en nuestra frágil infancia.

A quien nos guió en las dudas

de nuestra adolescencia.

A quien nos abrió camino

Poesia en tiempos de Covi 1_R

El desordenado ruido de la calle

dio paso al canto olvidado de las aves.

Nuevos sonidos ocupan el espacio

patrimonio ayer de raudos motores

de fumígeno aliento.

Cuatro días

Cuatro dias

Cuatro noches

sin salir de aquel hotel.

Cárcel de amor y de sexo

los dos locos, lujuriosos

Angustia

Responde. 

¿Has sentido silencio recorrer 

la memoria como un filo seco, tajando 

surcos en tus méritos por  desdén? 

Silencio. 

El beso

Quiero pintar un beso redondo y grande,

tierno y jugoso como fresa de primavera,

Un beso que selle, más allá del tiempo finito,

una alianza de pueblos

con vocación de eterna.