Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

Vestusta Morla: noche de magia sin trucos en Barcelona


Vestusta Morla ha prometido este viernes una "noche de magia sin trucos" en Barcelona. EFE/Juanjo Martín/Archivo Vestusta Morla ha prometido este viernes una "noche de magia sin trucos" en Barcelona. EFE/Juanjo Martín/Archivo

Vestusta Morla ha prometido este viernes una "noche de magia sin trucos" en Barcelona y lo ha conseguido: ha hipnotizado al público con el repertorio del que será su quinto álbum de estudio, "MSDL-Canciones dentro de canciones", en el que la banda madrileña reinterpreta algunos de los temas más exitosos de su carrera.

Desnudar las letras de sus canciones para volver a grabarlas con nuevos ritmos y sonoridades es lo que ha hecho Vetusta Morla en este nuevo trabajo, que verá la luz el próximo 27 de marzo, pero que hoy ya han podido escuchar las cerca de 3.000 personas que han llenado el Auditorio del Fórum en el primero de los tres conciertos consecutivos que el grupo ofrecerá en la capital catalana en el marco del festival Guitar Bcn.

Además de deconstruir algunos de sus temas más conocidos, Vetusta Morla ha apostado por ofrecer un espectáculo completamente diferente, con un formato más íntimo y teatral, y con el público sentado, en el que la escenografía y las luces juegan un papel primordial.

Nada que ver, pues, con el último concierto que la banda ofreció en Barcelona: fue en el festival Cruïlla el pasado verano, cuando el sexteto madrileño congregó a sus fieles seguidores en un multitudinario y contundente concierto en el Parc del Fórum, junto al Auditorio que esta noche ha colgado el cartel de completo, para desgranar los temas de "Mismo Sitio, Distinto Lugar".

"Es un gustazo estar en este anexo al Fórum, pero en un sitio tan diferente como el auditorio, que no deja de ser un teatro", ha dicho en el arranque del concierto Pucho, el vocalista. Acompañado de David (el Indio) (batería), Álvaro B. Blagietto (bajo), Guille Galván (guitarra y teclado), Juanma Latorre (guitarra y teclado) y Jorge González (percusión y programación), todos ellos han salido al escenario vestidos con traje, en un anticipo de lo que iba a ser este arriesgado experimento musical y escénico que no ha dejado indiferente a nadie.

"En este disco hemos querido que nosotros estemos en segunda fila y poner en primera línea las canciones. Hemos jugado e investigado con ellas y nos han llevado a lugares muy diferentes", ha explicado el vocalista, que ha pedido al público que se dejara sorprender y que viajara a "otros lugares" escuchando los nuevos arreglos y melodías "en una noche de magia sin trucos".

Una petición, no obstante, que solo ha sido cumplida a medias: aunque el público ha guardado silencio para no perder detalle de las nuevas versiones, tampoco ha apartado la vista de la banda, que le ha regalado una puesta en escena hipnótica, con bailes, juegos de luces y múltiples instrumentos y complementos que aparecían y desaparecían de sus manos.

Los temas, viejos conocidos del público, han sonado esta noche más íntimos y viscerales, provistos de otros ritmos y acompañados de otros instrumentos: como si fueran muñecas rusas, "canciones dentro de canciones".

La banda de Tres Cantos ha arrancado el concierto con el tema "Mismo sitio, distinto lugar", para seguir luego con "Rey Sol", "Fuego", "El discurso del Rey" y "Maldita dulzura". Tampoco se ha dejado algunos de los temas favoritos de sus seguidores, que nunca saltan del repertorio, como "Copenhague", "Golpe maestro", "Consejo de Sabios" y "Boca en la tierra", que se han sumado a otros que no acostumbran a tocar en los conciertos, como "Guerra civil", "En el río" y "Baldosas amarillas".

También han jugado a despistar, como cuando han empezado "Los Buenos" con los primeros compases de "Valiente" para después seguir tocando, casi todos sentados, como si fueran un grupo de amigos en la plaza del barrio.

Una de las transformaciones más radicales del grupo ha sido la de la canción "23 de junio", que se ha alejado del vals para sonar más rítmica y bailable: de hecho, el cantante la ha interpretado con una coreografía casi cómica en la que le han ayudado los dos encargados de los cambios en la escenografía.

Y del vals a la psicodelia: en "La marea" el auditorio se ha convertido en una discoteca a altas horas de la madrugada, con luces estroboscópicas y un guiño final a "Englishman in New York" de The Police. "Punto sin retorno" ha cerrado una velada llena de sorpresas a la que el público ha respondido con una gran ovación y, ahora sí, en pie.

La gira de presentación del nuevo álbum arrancó el pasado 28 de febrero en el Coliseum de A Coruña y, tras el triple concierto de Barcelona, recalará en otras ciudades de la geografía española como Pamplona, Sevilla o Valencia. EFE.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider