Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

¿Qué dicen los Evangelios sobre la homosexualidad?

Conceptos como los de homosexualidad o sodomía no existían en los primeros siglos de presencia del cristianismo. Estos conceptos aparecen con otros nombres que muchas veces al ser traducidos pierden su significado inicial. Traducciones, en muchos casos, manifiestamente tendenciosas.

No se dispone de evidencias que permitan verificar si los hechos narrados en los Evangelios ocurrieron o si las personas señaladas existieron en realidad. Las escasas alusiones a la diversidad sexual o de género en los Evangelios no indican ningún tipo de condena, más bien todo lo contrario.

Observemos la actitud de Jesús en el contexto del Nuevo Testamento, donde el trato que reciben las relaciones homosexuales es más bien ambigüo. Helminiak (1) nos advierte del trato que muchos religiosos e historiadores dan a la hora de abordar este tema:

“Hay que tener mucho cuidado de no proyectar nuestras opiniones sobre Jesús y su mundo. El hecho es que la actividad homogenital era común en el mundo de Jesús. Indudablemente él la conocía y no hay ninguna constancia de que Jesús planteara ninguna enseñanza al respecto.” (1)


La primera referencia se encuentra en la historia donde Jesús sana al criado del centurión. La palabra usada para el criado es "pais", en el Evangelio de Mateo, la cual en la cultura griega se refiere a un amante más joven de un hombre mayor o más educado. La narración demuestra claramente un amor inusualmente intenso, y la respuesta de Jesús fue totalmente positiva:

"Al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, que le rogaba diciendo: «Señor, mi amante está postrado en casa, paralítico, gravemente afligido». Jesús le dijo:«Yo iré y le curaré». Pero el centurión le dijo: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra y mi amado siervo sanará, pues también yo soy hombre bajo autoridad y tengo soldados bajo mis órdenes, y digo a este "ve" y va y al otro "ven" y viene; y a mi siervo "haz esto", y lo hace». Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que lo seguían: «En verdad os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes». Entonces Jesús dijo al centurión: «Vete, y que se haga según tu fe». Y su amante quedó sano en aquella misma hora (Mt 8, 5-1)"



El centurión que tiene un amado sirviente (etimós doulós, en el Evangelio de Lucas) que está enfermo, pide a Jesús que le cure. La escena ha sido interpretada por la tradición en el contexto de apertura cristiana a los gentiles, pero en su fondo hay un relato antiguo (transmitido al menos por el Q; cf. Lc 7, 1-10; Jn 4, 46b-54). Jesús no ha satanizado a los soldados, ni ha querido combatirlos con las armas, sino que ha descubierto en ellos un tipo de fe que no se expresa en la victoria militar, sino en la curación del amado sirviente enfermo. 


Jesús cura al amado sirviente y presenta a su amigo-centurión como digno de fe y de salvación, sin decirles lo que deberán hacer mañana. Es evidente que no exige, ni quiere, que rompan su amor, sino que lo vivan en libertad: “Vete, y que se haga según tu fe.“



Es necesario reseñar la importancia del hecho de que tanto Lucas como Mateo citan esta historia. Mateo utiliza (país) joven amante... Lucas utiliza en cambio doulos (criado) y le añade "entimós" (estimado). Es de los pocos hechos señalados en dos evangelios distintos, he aquí donde se muestra la importancia que pudo tener este episodio para los primeros cristianos-


Otro pasaje interesante por la actitud asumida por Jesús es en relación a los llamados eunucos, al que ya me he referido anteriormente:

"Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda." (San Mateo 19:12). 

¿A qué se refiere cuando cita a eunucos nacidos así del seno materno? El significado de la palabra eunuco era distinta del que hoy tenemos. En el mercado de esclavos, los eunucos que podían tener hijos estaban cotizados de forma distinta a los que no. Podría referirse perfectamente a personas que hoy identificaríamos como homosexuales. 


También encontramos una historia en Hechos 8:26-40. En este pasaje el Espíritu Santo aparece al apóstol Felipe para dar testimonio de Jesús y para bautizar a un eunuco etíope. Curiosamente podemos observar como uno de los primeros convertidos al cristianismo era una persona excluida por razones sexuales de la comunidad del Antiguo Testamento.



La declaración de Pablo que aparece en Romanos 1:18-32 es la que se ha tomado como el rechazo más fuerte en el Nuevo Testamento sobre la homosexualidad. Posiblemente el converso Saulo en realidad se refiería sobre la influencia de la cultura pagana en los primeros cristianos romanos. Después de dar una descripción detallada de un mundo donde se adoraban falsos ídolos, continúa diciendo:



“Por eso Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. Incluso sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por las artificiales

."

Tal vez a lo que Pablo se refería en este pasaje era la  prostitución homosexual que se realizaba en los templos paganos e incluso en algunos judíos. Práctica habitual en varios tipos de cultos antiguos orientales (es bueno señalar que algunos cultos utilizaron tanto la prostitución heterosexual, como la homosexual). Posiblemente en esta ocasión Pablo no se está refiriendo al amor entre personas del mismo sexo. Según Helminiak:

“Pablo no solamente no pensaba que los actos homogenitales fueran pecaminosos sino mas bien parecían despreocuparle” (1)

(1) "Lo que la Biblia realmente dice sobre la Homosexualidad”, Daniel A. Helminiak

Experto en historia LGTBI.