Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Luis García Montero, Habitaciones separadas, la inquietud que conmueve


Escribir acerca de este libro de poemas de Luis García Montero es un atrevimiento y una necesidad con reto a la par.

Cuando lo leí por primera vez en la colección Visor de poesía, en realidad como dice Margarit de Las flores del frío ya había despertado mi lectura y atención, sentí la conmoción de los versos que te llegan para acompañarte y te iluminan.

Algo así sentí con Cuaderno de Nueva York de José Hierro. Luis García Montero es no solo un gran poeta contemporáneo sino además un hombre que acerca su saber y conocimiento al otro y se compromete, una voz solidaria.

Veinte años después Visor publicó Habitaciones separadas (20 años sí es algo) en el que Chus Visor prologa la edición del que confiesa es su amigo. La colección Visor de poesía será la más importante de nuestro tiempo.

Mucho hemos aprendido de Alberti gracias al profesor García Montero, en mi caso también de Benjamín Prado. La mejor tradición de nuestros poetas pasa por sus versos: Cernuda, Lorca, Machado, Gil de Biedma...y Granada, nuestra Granada.

La poesía nos hace mejores, si además revela la humanidad de otro para aproximarnos, nos hace más que mejores.

Poemas y poetas comprometidos que ofrecen algo nuevo, que nos revelan una nueva interioridad, la del hombre actual. Aparentemente sencillo, complejo y culto en el fondo. Nos conocemos más cuando hemos atravesado sus versos, mucho más cuando los releemos.

Premio nacional de poesía em 1994 es ya una referencia para la crítica y la cultura y uno de mis libros favoritos. Se la ha llamado poesía de la experiencia, nos vale porque os refleja en lo cotidiano y lo invisible, en lo que somos y lo que dudamos, en el sueño y en el pensamiento, en la vida.

 

"Una vez dije amor,

se poblaron sus labios de ceniza.

 

Dijo también mañana

con los ojos negados al presente

y solo tuvo sombras que apretar en las manos,

fantasmas como saldo,

un camino de nubes.

 

Soledad, libertad.

dos palabras que suelen apoyarse

en los hombros heridos del viajero"

 

Los solitarios, los perdedores, los que se quedan sin nada y experimentan el sabor de la derrota y a pesar de todo...siguen.

Me detengo en Primer día de vacaciones y recuerdo cómo me impresionó en el relato esa mujer mayor de cansada belleza y pelo blanco recogido. Los hermosos versos de Dedicatoria:

 

Si alguna vez la vida te maltrata, 

acuérdate de mí, que no puede cansarse de esperar, 

aquel que no se cansa de mirarte".

 

Sí, también Bécquer, la belleza y la mirada que te admite y te acompaña cuando la vida te maltrata.

Una vez vi a mis alumnos representar “Life Vest under Your Seat", pensé que la pulsión lírica y el diseño narrativo mejoraban en el recitado dramático: el avión, el aeropuerto, los amantes y la habitación en penumbra cobran vida y el final es el principio.

Aunque tú no lo sepas; Viajar por carreteras secundarias; No vas a cambiar nunca; El insomnio de Jovellanos...

La convivencia, el amor a las personas, la amistad, la noche, la soledad, la soledad compartida, el viaje y el camino, la esperanza y la noche, la muerte.

Gracias, maestro por estos versos que nos acompañan a los que acudimos para poder seguir y acercar la poesía a los lectores.

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.