Quantcast
ÚNETE

"El Viaje" de Agustina Guerrero, un grito para dejar de silenciar el aborto

  • Escrito por Pilar Martín
  • Publicado en Cultura
Imagen cedida por la editorial LUMEN. EFE Imagen cedida por la editorial LUMEN. EFE

Hace justo un año la ilustradora argentina Agustina Guerrero realizó un viaje a Japón, y fue ahí donde explotaron sus miedos y ansiedades, pero sobre todo la valentía necesaria para reflexionar y enfadarse a través de su alter ego "la Volátil" sobre por qué el aborto es un tema "tan silenciado".

Y lo ha contado en "El viaje", el cómic publicado por Lumen en el que esta autora afincada desde años en Barcelona ha evolucionado no solo gráficamente, sino narrativamente, porque para soltar en estas viñetas todo lo que le sucedió física y psicológicamente en este viaje junto a su amiga Loly era casi obligación que ella ha vivido como un "trance", según cuenta a Efe en una entrevista.

"Si me hubiese ido a Sitges no me hubiera pasado, porque la distancia física me hizo tomar contacto con mi cercanía interior, es muy habitual que cuando alguien se va de vacaciones tenga episodios de ansiedad porque te frena, porque se está con uno mismo", explica sobre por qué fue en Japón donde vivió este torbellino de emociones.

Un viaje del que sabía que iba a salir un libro, pero no éste: "creí que apenas llegar iba a trabajar con el libro, pero no pude, había algo que me trababa, porque explicar todos esos síntomas sin llegar a la raíz (el aborto) me parecía que faltaba contenido y necesité un verano de silencio, pero a la vez con un montón de ruido en la cabeza", reconoce.

Así que no fue hasta una noche de septiembre, y aún sin dibujar ni una línea, cuando quedó a cenar con Loly y le soltó que en éste libro "lo iba a explicar todo", y esto implicaba "coger fuerza y valentía" para hablar del aborto, una situación que ella había vivido y que, al igual que mucha gente de su entorno, había "silenciado".

"Ya está bien, ya no tenemos por qué avergonzarnos, hay que hablar desde la sinceridad, y ese fue el empuje para poder decidir explicarlo", expresa la autora (Chacabuco, 1982).

Para hacerlo el apoyo de Loly "fue esencial" porque ella no solo es esa amiga con la que hace el viaje de su vida, sino que es esa persona "sanadora" con la que "compartir tu historia", porque solo estos amigos son capaces de escucharte "sin ningún tipo de juicio".

"Este libro para mi es una apuesta para que podamos hablar de lo que callamos, porque abortar es una decisión, pero si la callas es más dolorosa. Con el aborto sucede algo como que no nos damos la oportunidad, sentimos culpa, arrepentimiento, y te sumerges en un embrollo de sensaciones", expresa de manera rotunda.

En "El Viaje" el lector encontrará también una especial guía de viaje por Japón, lugares donde poder ir y recomendaciones sobre lo que comer o no. Una ruta muy personal de Guerrero y Loly asentada sobre la base de la amistad.

Además, Guerrero reconoce que en las 232 páginas de "El Viaje" ha dado un "giro de 180 grados", y para crear esta historia "sanadora" ha sumado a sus habituales colores (rojo, negro y blanco) el rosa fluorescente.

"Cuando empecé el libro tenía bien claro que yo quería ese rosa, el objetivo era ese poder mostrar la oscuridad y la luz de lo que yo había vivido porque a través del color puedo demostrar que la tristeza puede convivir con la felicidad, son dos sentimientos que pueden ir juntos.

El rosa es la luz, el rojo es la sangre y el amor y el negro la oscuridad", explica.

Pero no solo es el color en lo que Guerrero ha evolucionado, sino en la estructura narrativa, donde a diferencia de sus anteriores libros su alter ego no siempre tiene un bocadillo con texto que la acompaña, sino que en ahora el silencio es el encargado de hablar.

"Tiendo a llenarlo todo de diálogos, pero hay una doble página en donde salimos de las aguas termales y caminamos, y Loly me pone una flor en la cabeza.

Era una página con mucho diálogo, pero por un accidente la capa del diálogo desapareció y me di cuenta de que así funcionaba mejor, por una vez la tecnología tuvo sentimientos", bromea la autora. EFE.