Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los olvidados


Quién determina los gustos literarios es una cuestión compleja, no exenta de polémica que nos conduce a un extenso debate en el que es posible que nos enriquezcamos con estudios, datos estadísticos y una síntesis abierta.

Sabemos que los lectores, la crítica, la suerte y el mercado editorial son los índices que marcan el éxito de la recepción.

Me ceñiré al ámbito educativo, que es el que conozco. Recuerdo los cursos que abría La colmena de Camilo, José Cela, en cualquiera de sus páginas, y podía acompañar a los alumnos para hacer una comentario de texto que nos situaba en el contexto histórico, el autor y los aspectos formales de un gran escritor con sus irregularidades, como todas las excepciones.

"Las cuatro castañas se acabaron pronto y Martín, con el real que le quedaba, se fue hasta Goya

-Nosotros vamos corriendo por debajo de todos los que están sentados en el retrete. Colón: muy bien; duques, notarios y algún carabinero de la casa de la moneda. ¡Qué ajenos están, leyendo el periódico o mirándose para los pliegues de la barriga! Serrano: señoritos y señoritas. Las señoritas no salen de noche. Este es un barrio donde vale todo hasta las diez. Ahora estarán cenando. Velázquez; más señoritas, da gusto. Este es un metro muy fino. ¿Vamos a la Opera? Bueno. ¿Has estado el domingo en los caballos? No. Goya: se acabó lo que se daba”

Algo así pasa con Miguel Delibes, el gran olvidado, del que pronto celebraremos su centenario. A ver qué prepara el Ministerio de Cultura, lo de Galdós ha estado bien. Hay quien dice: "será por su vocabulario agrícola", sí, seguro... El Hereje, una de las mejores novelas históricas de la segunda mitad del siglo XX está plagada de ellos. Lo mismo pasa con Cinco horas con Mario, La hoja roja, Las ratas, Señora de rojo sobre fondo gris, Los santos inocentes... Ni siquiera su defensa de la naturaleza y la ecología lo encumbran a sus mejores años, cuando leíamos El camino en la que sí encontramos ese léxico enriquecedor que caracteriza algunas de sus obras. "El hombre de hoy usa y abusa de la naturaleza, como si hubiera de ser el último inquilino de este desgraciado planeta"

Ni Cela, ni Delibes, ni muchas y muchos más...

Nuestro programa de Literatura en Bachillerato es lamentable. De Literatura en lengua castellana me refiero, incluida la que se escribe más allá de los mares.  En segundo de Bachillerato se estudia una literatura comprimida, el siglo XX en unos temas plagados de nombres y obras, una inmensa lista de obras y autores como un sorteo sin reglas. Los alumnos apenas pueden leer y cuesta seleccionar un libro que les atraiga, atrapados como han estado sumergidos en la literatura juvenil ¿Para cuándo los clásicos? 

Todos sabemos que Dámaso Alonso estuvo años recuperando a Góngora, que transita de la oscuridad a la luz. La Fábula de Polifemo y Galatea en esa maravillosa edición de Gredos. La Generación del 27 hace el milagro. No digamos de El Quijote que nuestros románticos rescataron del olvido. 

Es decir, que pasan siglos.

Nuestros jóvenes tienen a su alcance series y plataformas que llenan su tiempo con el mínimo esfuerzo.

Contribuye igualmente la falta de rigor del Ministerio de Educación que en el programa de segundo de Bachillerato mezcla las subordinadas y sus tipos con las modalidades discursivas, las clases de palabras, su formación y mucho más. ¿Quién revisa los programas y analiza sus resultados? y, sobre todo, ¿quién pide opinión a los docentes?

Parece que la Literatura en lengua castellana y la cultura que transmiten nuestros escritores debe tener una asignatura en la que alumnos y profesores se puedan recrear

Como dice Luis Martín Santos en Tiempo de silencio, lectura obligatoria en mi Bachillerato, "Nosotros no somos negros, ni indios, ni países subdesarrollados. Somos mojamas tendidas al aire purísimo de la meseta que están colgadas de un alambre oxidado, hasta que hagan su pequeño éxtasis silencioso".

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider