Quantcast
ÚNETE

Serrano refleja en su novela el cambio social en la relación padre-hijo

El periodista y escritor Daniel Serrano en la Semana Negra de Gijón, donde ha presentado de su primera novela "Cal viva". EFE/Juan González El periodista y escritor Daniel Serrano en la Semana Negra de Gijón, donde ha presentado de su primera novela "Cal viva". EFE/Juan González

El periodista y escritor madrileño Daniel Serrano ha reflejado "como en un espejo" la sociedad española desde la transición al 15M a través del conflicto generacional de un padre y su hijo en su primera novela, "Cal viva", que ha presentado este miércoles en la Semana Negra de Gijón.

Desde el título, que evoca la frase "desconfíe de quien tiene las manos manchadas con cal viva" que le dirigió Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, la obra busca "una reflexión crítica" de la España actual.

En la rueda de prensa en la que ha presentado el libro, Serrano ha negado haber hecho un "ajuste de cuentas" con la generación que vivió la transición del franquismo a la democracia porque lo ha escrito "para comprender" una realidad que muchas veces de presenta "distorsionada".

Hermano del cantautor Ismael Serrano e hijo del periodista Rodolfo Serrano, ha aclarado que si bien el libro tiene elementos autobiográficos es una ficción basada en hechos reales .

Aunque existe cierta aparente similitud entre el personaje de Tristán Díaz, un hombre mayor que en su juventud apoyó a la izquierda extremista, con su padre, el autor ha dicho que "aunque pueden parecerse no tienen nada que ver".

El protagonista de la novela, que tras la caída del franquismo llega a ocupar cargos importantes en representación del PSOE, mantiene enfrentamientos dialécticos con su hijo, Ernesto, situado ideológicamente en la llamada nueva izquierda surgida de las movilizaciones del 15M.

En el marco de ese conflicto generacional, Serrano recorre los principales acontecimientos políticos y sociales del fin del franquismo, la transición, el feminismo, el terrorismo, el independentismo catalán.

Serrano ha admitido haber deslizado críticas al periodismo, profesión que ejerce, porque considera que esta actividad "está en un momento complicado" desde el punto de vista del "negocio" y "de su credibilidad".

"Hay una excesiva politización en los medios de comunicación y hecho en falta más crónicas que cuenten historias en vez de tanta opinión", ha afirmado. El autor ha dicho que desde los años 80 del siglo pasado existe una tendencia que intenta poner en el mismo nivel de legitimidad el franquismo y la democracia y "eso no debería ser aceptable".

La irrupción de Vox en las instituciones ha extendido un discurso que "nos quiere hacer creer" que el franquismo "fue algo neutro" intentando equipararlo al sistema democrático.

Serrano se ha manifestado convencido de que la gente que votó a Vox lo hizo "a la desesperada" por la pérdida de credibilidad de los partidos tradicionales que no dieron respuestas a la crisis económica y estaban involucrados en casos de corrupción.

En su opinión, la ultraderecha "hace las preguntas correctas pero da respuestas equivocadas y pretende curar las heridas abiertas echándoles sal". EFE.