Quantcast
ÚNETE

Ana Merino descubre el universo masculino en "El mapa de los afectos"

La escritora Ana Merino, ganadora del Premio Nadal de Novela con su primera obra "El mapa de los afectos”, durante la Semana Negra de Gijón este sábado. EFE/Alberto Morante La escritora Ana Merino, ganadora del Premio Nadal de Novela con su primera obra "El mapa de los afectos”, durante la Semana Negra de Gijón este sábado. EFE/Alberto Morante

La escritora madrileña Ana Merino ha puesto al descubierto un "universo de la masculinidad" que descubrió viviendo en Estados Unidos y que no encontró en España en la novela "El mapa de los afectos", con la que ha ganado el Premio Nadal 2020.

En una rueda de prensa celebrada este sábado en la Semana Negra de Gijón, donde ha presentado la obra, la también poeta, dramaturga y teórica del género historieta ha explicado que construyó la historia como si fueran viñetas de un cómic.

Merino ha narrado que su experiencia viviendo en los Estados Unidos le permitió construir un "universo de masculinidad que no existe en España".

Los personajes de su segunda obra de narrativa, tras "El hombre de los dos corazones", están inspirados en los veteranos del Ejército estadounidense que regresaban de la guerra en Oriente Medio.

Merino ha sido profesora en los Estados Unidos y entre sus alumnos había jóvenes de 18 o 19 años que eran soldados en la reserva para poder pagarse sus estudios y fueron movilizados tras el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Estos soldados volvían a sus casas en un estado psicológico "lamentable" y esa experiencia con sus alumnos le permitió construir un "perfil humano" distinto al de España.

Merino ha ambientado la novela en una pequeña comunidad rural en la que los personajes entrecruzan sus vidas durante dos décadas.

Una joven maestra de escuela que tiene una relación secreta con un hombre 30 años mayor que ella y otro hombre, Greg, que frecuenta un club de alterne y se ve descubierto de la peor manera posible son algunos de los mimbres con los que Merino construyó la trama.

La escritora ha explicado que ha querido jugar con las luces y las sombras, y desarrollar la trama de una manera muy visual, como si las escenas fueran viñetas de un cómic. EFE.