Quantcast
ÚNETE

Portaceli: "Debemos contar con artistas que no han soñado con estar en el TNC"

La directora escénica Carme Portaceli, quien será la nueva directora artística del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en sustitución de Xavier Albertí, EFE/Luis Millán La directora escénica Carme Portaceli, quien será la nueva directora artística del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en sustitución de Xavier Albertí, EFE/Luis Millán

La nueva directora artística del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), Carme Portaceli, considera que en los próximos años deberá contar con "artistas que nunca han soñado que podrían entrar en la institución", a la vez que apuesta por abrirse a un público "lo más diverso posible".

En una entrevista con Efe, Portaceli, la primera mujer que ocupa el cargo, ha avanzado este martes que son dos de los objetivos que se ha marcado para la nueva etapa que iniciará en el teatro, a partir del 1 de septiembre de 2021, aunque empezará a trabajar en el centro el próximo mes de septiembre como programadora de la temporada 2021-2022, junto con el actual director, Xavier Albertí, que acaba en julio de 2021.

En un momento muy marcado por la pandemia de coronavirus y cruzando los dedos para que se encuentre pronto una vacuna, la directora teatral reconoce que todavía no sabe cuál será la obra con la que estrenará su mandato, pero ha dejado claro que "primero quiero saber qué obras no se han podido repescar de las perdidas por la crisis de la COVID-19".

"Me comprometo -ha proseguido- a no dejar a nadie en la estacada, con lo que tendré que contar con mucha gente a la que le ha caído el trabajo, en un momento muy difícil y en el que tenemos que estar apoyando mucho a la profesión".

Una vez "esté clara qué herencia queda -ha dicho- es cuando podré planear el proyecto con el que sueño, que creo que puede ser extraordinario, y teniendo, por suerte, tiempo por delante".

A su juicio, el TNC, ubicado en una zona de Barcelona que califica de neurálgica, debe ser "puerta de entrada y salida al mundo", sin "olvidar la 'n' de nacional, de territorio de habla catalana, porque la catalanidad no acaba en Cataluña".

A nivel internacional, cree que hay que trabajar con "ambición" y promover la proyección del teatro más allá de las fronteras españolas. Feminista convencida desde siempre, se propone, como ya hizo en el Teatro Español de Madrid, que exista la paridad en la programación, porque "desde un teatro público hay que dar oportunidades, que es lo que las mujeres no hemos tenido, aunque tengamos el mismo talento que los hombres".

Además, no obvia que si el teatro "tiene que ser un espejo de la sociedad, solo hay que ver que en el mundo hay mitad de hombres y mitad de mujeres". Respecto de la ocupación del teatro, destaca que Xavier Albertí "la deja en un 84 %, que es una cifra brutal, y me comprometo a no bajarla, porque, al fin y al cabo, el público es el eje central".

Volviendo al presente, espera "que haya una vacuna pronto y que el coronavirus no afecte mucho a mi primer año, ni tampoco al año que le queda a Albertí, porque ha presentado una programación estupenda y sería bueno que la pudiera llevar a cabo con un número de público razonable".

En este punto, Carme Portaceli recalca que, mientras aviones y trenes empiezan a ir hasta los topes, "en los teatros tenemos que estar a cuatro metros unos de otros".

"Me fío -continúa- de las autoridades sanitarias y si me dicen que hay que ir con mascarilla, yo la llevo, igual que me lavo las manos, porque soy muy obediente en este aspecto, y lo tenemos que ser porque no sabemos todavía mucho del bicho".

Durante el confinamiento, descubre que ha debatido mucho con sus colegas europeos sobre el papel que debe jugar la cultura siempre, pero, especialmente, en momentos como el actual, llegando a la conclusión de que un teatro público como el TNC debe ofrecer "confianza, ilusión y esperanza", con grandes obras y con "pequeños proyectos que puedan salir del teatro e ir a los jardines, a los parques, a lugares al aire libre".

Citando a García Lorca, concluye que "hay que hacer llegar el mensaje de libertad que solo el teatro puede hacer llegar a cualquier rincón del mundo, porque la fantasía es tan importante como el pan".

Mientras va preparándose para su nueva tarea a partir de 2021, Carme Portaceli trabaja, asimismo, en la obra "La casa de los espíritus", basada en la novela de Isabel Allende, que tiene previsto estrenar en abril del próximo año en el Teatro Español y, posteriormente, en el "De Grec a Grec" de 2021. EFE.