Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Leer un cuadro. La pesadilla, de Johannes H. Füssli

No sé si inspirada por estas impenitentes noches de calor, hoy os acerco esta obra del pintor suizo Füssli, titulada La pesadilla., y que se encuadra dentro del movimiento romántico alemán .Cabe señalar que la cronología de este pintor helvético afincado en Inglaterra coincide con la de uno de los más grandes, Francisco de Goya.

Füssli fe un auténtico adorador del nuevo movimiento artístico de Romanticismo, de la libertad que este ofrecía en contraposición a la norma que regía el Neoclasicismo. Viajó a Roma, donde tuvo la ocasión de encontrarse con la figura del gran Miguel Ángel, y se convirtió en un gran estudioso de su obra. El artista florentino, junto con el manierismo y las fuentes literarias, tamizado todo por la potente imaginación del artista, se convirtieron en su fuente de inspiración.

Tras su muerte su obra pasó desapercibida durante un tiempo, siendo recuperada por los expresionistas y los surrealistas.

La pesadilla, también conocida como El íncubo, se mostró en público en 1782, un año después de ser pintada, en la exposición anual de la Royal Academy de Londres. Posteriormente, para ampliar ya abaratar su distribución, se realizaron una serie de grabados.

Si ya de por sí es interesante este cuadro, el valor añadido que nos muestra es el de no representar una escena sino una abstracción. Lo que vemos es la traslación a imagen de la pesadilla que está sufriendo la mujer, protagonista de la imagen: “la pesadilla” que transcurre en su inconsciente, que no es otra que la visita de un íncubo, un espíritu demoniaco que, según la leyenda, visitaba las alcobas para mantener relaciones sexuales con las damas. Su opuesto sería el súcubo, que prefería los caballeros. En este caso el íncubo aparece sentado sobre el vientre de la mujer, representado por un simio, frontera entre lo humano y lo animal, y que podemos encontrar en tantas representaciones medievales similares.

También se les atribuía a estos seres nocturnos el objetivo de asfixiar a sus víctimas hasta que despertaban aterrorizadas. Podía ser conocido también como “maras”.

La composición del cuadro está marcada por la figura de la mujer, que la divide horizontalmente. Sus ropas blancas son el foco de luz que nos dirige hacia el rostro dormido y el brazo, que desmayado, cae hacia la parte inferior del cuadro. El resto del cuadro se pierde en la penumbra de la irrealidad, solo resaltando los ojos diabólicos de un caballo que aparece al fondo como espectador, y el rostro simiesco del íncubo, que mira hacia los espectadores descaradamente y a los que nos convierte en meros convidados de piedra. Este recurso, utilizado por infinidad de pintores, sobre todo en el Barroco, provoca una mágica relación entre el mundo de la obra y el de quienes la contemplan, trascendiendo ambos planos.

Es de resaltar la voluptuosidad de la figura de la mujer, que lejos de mostrar terror, roza la frontera del placer.

Como sucede en tantas obras de la Historia del Arte, se desconoce realmente la intención de Füssli al realizar este cuadro. Algunos críticos apuntan la posibilidad de que sea la representación del amor imposible del pintor hacia Anne Landhost, a quien convierte en la mujer y a él mismo en el íncubo.

PESADILLA

¿Qué miras?

No te engañes: soy  el dueño de la situación.

¿Todavía no te has dado cuenta? Esa figura que aparece en el cuadro y pronto poseeré eres tú, sola, y dentro de la más profunda de las alucinaciones nocturnas.

Por el rictus de pánico de tu cara, percibo que empiezas a entender.

Es lo que tienen las pesadillas, que son absurdas y repelentes.

Oscuros sueños que nos sumergen en una angustia incomprensible.

¿Aún sigues mirando?

Tal vez sea mejor que intentes despertar antes de que sea tarde y ya no puedas…

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.

Recientemente ha sido nombrada concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.