Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Lola Índigo cumple con su “Akelarre” de fans bajo amenaza de tormenta

La cantante Lola Índigo, durante el concierto del Festival Starlite ofrecido esta noche en la localidad malagueña de Marbella. EFE/Antonio Paz La cantante Lola Índigo, durante el concierto del Festival Starlite ofrecido esta noche en la localidad malagueña de Marbella. EFE/Antonio Paz

Lola Índigo ha cumplido este lunes con su público en el Festival Starlite Catalana Occidente en Marbella, pese a la amenaza de tormenta que existía en el cielo, entregándose en voz y cuerpo sobre el escenario.

Un público, la mayoría jóvenes, acompañados algunos incluso de sus padres, que ha respondido con su buen proceder, en general, a la opinión vertida estos días por la artista granadina tras el concierto el pasado viernes de Taburete en el mismo escenario, insistiendo en el uso de las mascarillas y el respeto a los protocolos de seguridad frente a la Covid-19 establecidos en el auditorio.

Índigo que el pasado año llegó a suspender hasta cuatro conciertos por la geografía española, uno de ellos en Marbella, en esta ocasión, pese a que habría podido excusarse en los chaparrones de verano que esta jornada han caído en la ciudad y el pronóstico de tormenta durante la noche, se ha subido al escenario junto a su cuadro de baile, para deleite de sus seguidores, vestida con un body dorado y chaqueta blanca.

Con solo un disco publicado, “Akelarre”, pero, en cambio, muchas colaboraciones y sencillos que han alcanzado los primeros puestos en las listas de reproducciones y reconocimientos discográficos, “Mimi”, como también se la conoce cariñosamente, ha realizado un gran espectáculo de música y baile, donde ha derrochado fuerza y carisma, arropada por sus cuatro bailarinas.

Así ha interpretado “Cuatro besos”, “Mala cara”, “Lola Bunny”, “Inocente”, “Me quedo”, “Play-stop”, “Trendy” y “Dancebreak Subliminal”.

Con un cambio de vestuario en el que ha sustituido el corpiño enterizo de dorado por un modelo similar en rojo y capa, de la que más adelante se desprendió, la artista granadina ha invitado a subir al escenario a la cantante Belén Aguilera para interpretar juntas “Amor Veneno” y una versión de “Malo” de Bebe.

El concierto ha continuado al rojo vivo con “No se toca”, “Mujer bruja”, “Maldición”, “El humo” y “Autoestima”.

Y dicha autoestima, Índigo ha confesado al público que “cuando construyes algo tan despacito y desde las tablas, se agradece mucho el poder estar aquí”, en auditorio de Starlite, al tiempo que ha prometido ”seguir trabajando”.

“Llevo dos años dando guerra, gracias a vosotros he podido, gracias por apoyarme y espero poder seguir mucho tiempo, seguir dando guerra”, ha concluido emocionada.

Para la recta final, Índigo se ha entregado a su público con “Game over”, “Fuerte” y, por su puesto, despidiéndose, no podía ser de otra forma, con su primer sencillo, tema que la lanzó al estrellato, “Ya no quiero ná”. EFE.