Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La Quincena celebra su "supervivencia": "Ha merecido la pena"

El director de la Quincena Musical de San Sebastián, Patrick Alfaya. EFE/ Gorka Estrada El director de la Quincena Musical de San Sebastián, Patrick Alfaya. EFE/ Gorka Estrada

"La Quincena ha sobrevivido y ha valido la pena celebrarla". El director del festival de música clásica de San Sebastián, Patrick Alfaya, ha hecho así balance del certamen que terminará mañana, con "una gran respuesta" del público y la mayoría de entradas disponibles agotadas en su medio centenar de conciertos.

No obstante, y debido a la limitación de aforos de sus espacios por la covid-19, el total de espectadores de esta 81 edición de la Quincena Musical ha sido de 11.730, lejos de los 40.109 asistentes contabilizados del año pasado.

"La ocupación ha sido altísima", ha dicho Alfaya en una rueda de prensa en el Kursaal, con una media de en torno al 99 %, si bien el auditorio de este centro ha ofrecido sólo 600 de sus 1.800 butacas, y el aforo del resto de sus principales espacios ha sido del 50 %.

El notable descenso en la cifra de espectadores del certamen ha estado motivado además por la importante reducción de la oferta programada en el Kursaal, que el año pasado acogió 12 representaciones y este año solo 5, la última de ellas mañana, cuando Les Musiciens du Louvre, una de las formaciones barrocas más reconocidas de Europa y la única orquesta internacional que ha acudido a esta Quincena, clausurará bajo la batuta de Marc Minkowski, esta "inusual" edición.

Alfaya ha destacado "la conducta ejemplar" de los espectadores, músicos y el personal de producción y demás servicios, cuyo cumplimiento estricto de "las medidas sanitarias" ha hecho posible celebrar el festival de forma "segura".

"Las cosas han funcionado y el público, a pesar de las mascarillas, distancias y otras incomodidades, ha disfrutado", ha considerado el director de la Quincena. Aunque "suene banal, la vida debe seguir y la actividad cultural es parte de ella" -ha dicho-, y también "la industria" del sector, que "tiene que mantenerse" por el bien de los que trabajan en ella pero además por "toda la sociedad".

En cuanto al balance económico, ha indicado que el presupuesto de la edición de 2020 ha sido de 1.123.000 euros, menos de la mitad que la anterior; la recaudación de taquilla ha rondado los 112.000 euros, "una novena parte" de la de 2019; y para sacar adelante su programa ha desembolsado 525.500 euros en gastos directos.

La 81 Quincena Musical ha generado 101 contratos artísticos, además de "activar" otros 495 laborales en las empresas que han trabajado para el festival.

Alfaya ha precisado que el certamen debía celebrarse para "ser punta de lanza" y "abrir camino", por su mayor capacidad frente a los productores pequeños, y aunque ha tenido que "gastar mucho más en personal de sala cuando había menos público", ha podido "contribuir" con su desarrollo a que artistas como profesionales vinculados hayan podido obtener algún ingreso.

Por contrario ha tenido menor gasto artístico, dada su apuesta por la música de cámara y los formatos pequeños, y ha solventado su tradicional cita anual con la danza con tres montajes en Tabakalera que han recibido "una gran acogida" del público.

Para la próxima edición, ha adelantado que, además de "ser conservador" en cuestión económica, el equipo organizador trabaja en "dos festivales", uno para una situación mejor que la actual pero con previsibles limitaciones de concentraciones de personas, y otro similar a la de este año. EFE.