Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

La Ribot, Manual de uso


  • Escrito por Centro Galego de Arte Contemporánea
  • Publicado en Cultura
© Centro Galego de Arte Contemporánea © Centro Galego de Arte Contemporánea

Manual de uso muestra un recorrido por los trabajos de los últimos veinte años de La Ribot (Madrid, 1962). Las obras que integran la exposición están, como todo su trabajo, en unión compacta de la danza con las artes visuales. Siempre moviéndose entre ambos mundos —teatros, auditorios, salas de exposiciones, museos o ferias de arte— muchas de sus creaciones han sido concebidas como una aproximación a diferentes trabajos en los que uno de los condicionantes principales es la temporalidad; una cuestión que será abordada en este proyecto del CGAC, en el que podremos ver en vivo Pièce distinguée n.o 45, además de algunas de sus obras en vídeo, instalaciones y fotografías.

A principios de los noventa, comienza a trabajar en la construcción de una obra distinta: las Piezas distinguidas, breves solos que irá acumulando en series/espectáculos planteando cuestiones sobre lo efímero, lo inmaterial y el mercado del arte, hasta el punto de que algunas de ellas fueron adquiridas por coleccionistas que se convertirían en Propietarios distinguidos. Sus coreografías tienen una duración que abarca, desde los treinta segundos de alguna de las Piezas distinguidas, hasta las seis horas de Laughing Hole, una performance presentada en la feria de Art Basel (2006), que pudo verse en el MARCO de Vigo (2013) y continúa presentándose por todo el mundo, como muchas de sus creaciones. El trabajo de La Ribot está estructurado en un sistema que le permite investigar, expandir y cuestionar los límites espaciales y temporales de la danza y dejar atrás las fronteras entre público y artista, reconociendo también la figura de los técnicos y de los figurantes.

La exposición La Ribot. Manual de uso forma parte de la primera edición de Plataforma, Festival de Artes Performativas, un proyecto desarrollado por Performa S. Coop. Galega.

La Ribot es coreógrafa, bailarina y artista visual. Actualmente vive y trabaja en Ginebra (Suiza). Sus obras se han presentado, tanto en museos y galerías de arte como en teatros, desde la Tate Modern de Londres, al MNCARS de Madrid, el Centre Pompidou o el Théâtre de la Ville de París. Ha sido galardonada con el Premio Nacional de Danza (2000) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2015), ambos otorgados por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España, además de haber recibido en 2019 el Gran Premio Suizo de la Danza. En octubre de 2020 recogerá el León de Oro en la Bienal de Venecia de Danza.

En este proyecto —concebido especialmente para el CGAC y titulado Manual de uso, como una de sus Piezas distinguidas— sus trabajos se irán desplegando por los distintos espacios del museo, desde la entrada hasta el salón de actos, pasando por el vestíbulo y el sótano, y entablando un diálogo con la arquitectura de Álvaro Siza.

En la exposición se intuye la huella que en distintos soportes — fotografías, vídeos, instalaciones o documentos— han ido dejando sus piezas coreográficas, aun sabiendo que nada sustituye a la experiencia de ver a La Ribot en vivo. Las Piezas distinguidas toman su nombre de Les Trois valses distinguées du précieux dégoûté del compositor Erik Satie, y se han ido desarrollando durante las últimas décadas. Desde 1993 todavía continua con la idea original de llegar a crear 100 Piezas distinguidas. En la actualidad hay 53 Piezas distinguidas, agrupadas en 5 series diferentes: 13 Piezas distinguidas (1993), Más distinguidas (1997), Still Distinguished (2000), y PARAdistinguidas (2011) y Another Distinguée (2016). Además de Pièce distinguée n.° 45 (2016) y Pièce distinguée n.o 54 (2020), ambas fuera de serie y con una duración de 30 minutos. Panoramix (2003) es una retrospectiva que reúne las tres primeras series.

Las Piezas distinguidas constituyen un trabajo en proceso y evolutivo desarrollado en diferentes fases y en distintas series o espectáculos, y resumen buena parte de su universo creativo, al tiempo que se han convertido en fuente de inspiración o autocitas para otros trabajos que la artista ha ido generando a partir de ellas. A lo largo de estas décadas de creación y evolución del proyecto, las Piezas distinguidas han mantenido siempre una serie de características desde su origen: su breve duración, el uso del desnudo, el tratamiento del humor, la utilización de materiales cotidianos — fáciles de encontrar y transportar— así como guiños a la danza y a referentes del arte español (Velázquez / La venus del espejo, Cervantes / el Quijote, el uso del color...).

Uno de los cambios fundamentales del proyecto a lo largo su recorrido atañe al modo de presentarlas. Las primeras Piezas distinguidas fueron estrenadas en un teatro, pero poco a poco se han ido desplazando hacia espacios expositivos donde el público está próximo a la intérprete, dispuesto para tomar decisiones sobre su implicación y relación con las obras.

Con las Piezas distinguidas, La Ribot continúa planteando desde su inicio las mismas cuestiones, entre otras, las relativas a las transacciones económicas que afectan a las obras de arte, a las fronteras entre la danza y la performance, a la capacidad de adaptación a distintos espacios y contextos para presentar su trabajo, y a muchos otros asuntos que seguro están por llegar, ya que el proyecto aún no ha terminado.