Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Luis Garrido, el renovador de los tapices, en el Museo de Artes Decorativas


  • Escrito por Museo Nacional de Artes Decorativas
  • Publicado en Cultura
Fiesta I 1964 Foto: Javier Rodríguez Barrera © Luis Garrido Fiesta I 1964 Foto: Javier Rodríguez Barrera © Luis Garrido

El Museo Nacional de Artes Decorativas presenta esta exposición sobre el artista Luis Garrido (Madrid, 1925), tapicista español contemporáneo con mayor proyección internacional, y renovador de un género hasta entonces anclado en el oficialismo y la repetición mecánica de modelos historicistas.

La exposición Luis Garrido. Tapices acoge una selección de veintisiete tapices que muestran un lenguaje propio, fruto de la investigación plástica que Garrido desarrolla como pintor así como de la transformación del proceso técnico que experimenta en esos años el género del tapiz.

Esta exposición supone una revisión de la obra del tapicista a través de más de cuatro décadas, desde la nueva figuración y el informalismo, hasta la abstracción geométrica.

La obra de Garrido ha participado en diferentes exposiciones a nivel nacional e internacional desde los años 50: Ateneo (1955), Biosca (1960) Quixote (1963), Iolas Velasco, Exposición Internacional de Experiencias Textiles en el Museo de Arte Contemporáneo (1969) o en la Universidad de Kentucky (1991), entre otras.

Luis Garrido, tapicista

La producción de tapices de Luis Garrido Álvarez (Madrid, 1925) destaca nacional e internacionalmente gracias al dominio de esta técnica ancestral y a sus grandes dosis de creatividad.

Garrido ha realizado tapices durante cerca de cuarenta años, logrando demostrar -con su constante dedicación- unos elevados conocimientos técnicos y una profunda, personal y entusiasta labor dirigida a un arte –el del tapiz- al que sitúa en el plano de una obra textil artística, ligada a la tridimensionalidad de lo escultórico y a la evocación plástica de lo pictórico.

Su formación inicial está vinculada a su familia, al ser hijo del dibujante Manuel Garrido García, artista gráfico pionero en la ilustración de prensa en España y a Eduardo Peña, con quien se formó como pintor.

En 1956 marchó a París para huir de la situación de opresión y ahogo social y cultural del país. Allí cursó grabado en la Escuela de Bellas Artes y consiguió un permiso para aprender la técnica del alto lizo en la Manufactura Nacional de los Gobelinos, hecho que le permitió asistir a la renovación temática del género a través del uso de cartones diseñados por artistas de vanguardia como Gustave Moreau, Odilon Redon, Paul Cézanne, Fernand Léger, Alexander Calder o Sonia Delaunay, entre otros.

Tras regresar a Madrid, Garrido montó en 1958 su primer taller de arte textil y en 1959 se sumó a la fundación, junto a otros artistas del ámbito del grabado, del grupo Estampa Popular de Madrid. Comenzaba así a andar una significativa red de artistas plásticos española que reclamó un arte popular desde el compromiso ante las desigualdades sociales. De esta época destacan obras como El grito, Homenaje a Miguel Hernández o El urogallo.

Museo Nacional de Artes Decorativas

Más información aquí