Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

El Museo Reina Sofía celebra su 30 aniversario con una jornada de puertas abiertas al público


Mañana se cumplen 30 años desde que el Reina Sofía abriera sus puertas como Museo y para celebrarlo, el público podrá verlo a lo largo de toda la jornada de manera gratuita.

Los visitantes que se acerquen mañana sábado podrán contemplar en su sede principal las obras emblemáticas de la Colección, o visitar las exposiciones temporales de los artistas españoles Concha Jerez e Ignacio Gómez de Liaño; las dos muestras que ha programado este año el Museo sobre arte sonoro: Disonata. Arte en sonido hasta 1980; Audiosfera. Experimentación sonora 1980-2020 y la instalación Niño de Elche. Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar. Las dos sedes del Retiro: Palacio de Velázquez y de Cristal, también permanecerán abiertas con sendas muestras, la dedicada a Anna-Eva Bergman y Petrit Halilaj, respectivamente.

Coincidiendo con la celebración de este aniversario, en la sede central del Museo se podrá visitar, partir del 11 de noviembre, una de las exposiciones más esperadas de este otoño: Mondrian y De Stijl, que ha sido organizada junto al Stichting Kunstmuseum den Haag.

Tres décadas de historia

El 31 de octubre de 1990 tiene lugar el acto de inauguración del Museo Reina Sofía en el que estuvieron presentes los Reyes de España, el presidente del gobierno español, Felipe González y el ministro de Cultura, Jorge Semprún. Fue el pistoletazo de salida de un proyecto que trataba de incorporar al país a la modernidad. El Reina Sofía hoy se ha convertido en referente internacional.

Con la creación de este nuevo museo nacional, todos los esfuerzos se concentraron, no sólo en reanimar el panorama de la oferta pública del arte moderno y contemporáneo tanto en las colecciones permanentes como en las exposiciones temporales, sino también, en que llegara a convertirse en un centro dinámico, abierto a las nuevas tendencias. El Museo surge con la voluntad de actuar como motor y animador de la cultura y la creación artística, respondiendo así a la vitalidad de la sociedad española con la irrupción de jóvenes artistas y nuevos investigadores.

Tomás LLorens, director del Museo, y uno de los principales impulsores del proyecto, hacía la siguiente reflexión hace veinte años: “La creación de un Museo es una cuestión de décadas, en ocasiones, de siglos. La implantación de un museo de arte moderno en España ha sido, hasta la fecha, una frustración repetida (...) el proyecto ha llegado hasta la actualidad como una necesidad, con más futuro que pasado. El Museo Reina Sofía es una propuesta para colmar esa necesidad”.

El inicio del proyecto arranca con la creación del Centro de Arte Reina Sofía en 1986. Carmen Jiménez, como directora del Centro Nacional de Exposiciones es la responsable del programa de exposiciones hasta 1988. Ese mismo año, siendo ministro de Cultura, Javier Solana, se publica un real decreto mediante el cual se aprueba la conversión del Centro de Arte Reina Sofía en museo nacional. Inmediatamente después quedaron nombrados sus órganos rectores: tanto el primer director, Tomás Llorens, como el Real Patronato. A lo largo de los dos años siguientes se desarrollaron todas las actuaciones necesarias de acondicionamiento para que el Museo abriera finalmente sus puertas, una vez remodelado, para ser capaz de acometer los nuevos retos: la presentación de la colección, que se produciría el 10 de septiembre de 1992 y poner en marcha un programa expositivo de vocación nacional e internacional.

Tomás Llorens, María de Corral, José Guirao, Juan Manuel Bonet, Ana Martínez de Aguilar y Manuel Borja-Villel, seis directores para el Museo, seis proyectos que se han ido sucediendo y en los que cada responsable y su equipo han ido haciendo posible el Museo que hoy tenemos.

A lo largo de estos treinta años, la institución ha ido enriqueciendo los fondos de su Colección, cuya obra central Guernica (1937) de Pablo Ruiz Picasso, que llegó al Museo el 26 de julio de 1992 desde el Casón del Buen Retiro (donde se exponía desde 1981). En la actualidad, el Museo cuenta con más de 23.000 obras (pinturas, esculturas, arte gráfico, fotografías, instalaciones, piezas de cine y vídeo, etc.).

En todo este tiempo ha programado más 700 exposiciones temporales, muchas de ellas emblemáticas, como Cocido y Crudo, Picasso las grandes series o Dalí todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas, que se convirtió en la más visitada en la historia del Museo. También gozó de una acogida excepcional la celebrada con motivo del 80 aniversario de la creación de Guernica (1937): Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica, celebrada en 2017. No podemos dejar de mencionar las muestras dedicadas a artistas de la talla de Saura, Elena Asins, Eugènia Balcells, Anish Kapoor, Popova, Robert Capa, Julio González, Lucio Fontana, Rosemarie Trockel, Torres García, Eduardo Arroyo, Marcel Broodthaers, Eugenia Balcells, Alberto Giacometti, Antoni Tàpies, Cristina Iglesias, Joan Miró, Louise Bourgeois, Bruce Nauman, Chillida, Juan Gris, Lygia Pape, Nancy Spero, William Kentridge, Dorothea Tanning, Tetsuya Ishida, David Wojnarowicz, Beatriz González o Miriam Cahn, por citar solo unas cuantas.

La apertura de la colección permanente, el 10 de septiembre de 1992, la puesta en marcha de la Operación Picasso, que permitió la entrada en la colección de un importante número de obras de este autor; la ampliación del Museo (2006), la creación del área de Actividades públicas que da entrada a las Artes Escéncias en el Museo, la puesta en marcha del 2009 del Centro de Estudios y de varios Masters; la constitución en 2012 de la Fundación Museo Reina Sofía; la aprobación Estatuto del Museo, orientado a potenciar su capacidad de autofinanciación y a lograr una mayor participación de la sociedad civil en su seno o la reciente creación de la Fundación Asociación de Amigos del Museo, son algunos de los hitos que han ido marcando el devenir de la institución en las tres últimas décadas.

Hoy el Museo se encuentra inmerso en el gran cambio que nos ofrecen las nuevas tecnologías, un cambio que también ha venido impulsado por la actual situación y que nos sitúa en la época post-covid. Hoy trabajamos por una institución más sostenible, apostando por la digitalización, por el archivo en sentido amplio, por ser un museo conectado y, en palabras de su director, Manuel Borja-Villel, “un museo de afectos para cuidarnos y para cuidar”.