Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Mario Benedetti, palabras que emocionan


Mario Benedetti Mario Benedetti

Siempre ha sido de los míos, quiero decir he sido de los suyos, este escritor romántico y sentimental me conquista. Poeta y narrador de sentimientos compartidos y conocidos con compromiso en la defensa de la humanidad y sus grandezas y miserias, expresa la ternura como pocos. Algunos de sus versos son tan conocidos como los de Neruda.

Compañera


usted sabe


puede contar


conmigo


no hasta dos


o hasta diez


sino contar


conmigo



 

si alguna vez


advierte


que la miro a los ojos


y una veta de amor


reconoce en los míos


no alerte sus fusiles


ni piense qué delirio


a pesar de la veta


o tal vez porque existe


usted puede contar


conmigo



 

si otras veces


me encuentra


huraño sin motivo


no piense qué flojera


igual puede contar


conmigo



 

pero hagamos un trato


yo quisiera contar


con usted



 

es tan lindo


saber que usted existe


uno se siente vivo


y cuando digo esto


quiero decir contar


aunque sea hasta dos


aunque sea hasta cinco


no ya para que acuda


presurosa en mi auxilio


sino para saber


a ciencia cierta


que usted sabe que puede


contar conmigo

Su manera de escribir, cercana y sentimental expresa los vaivenes de la gente corriente: el amor, la felicidad infeliz, la denuncia social, la amargura del fracaso con un horizonte de esperanza. Nació en Paso de los Toros en 1920 y murió en Montevideo en 2009.

Prosa poética, sentencias entre frases. Las frases célebres de Benedetti han quedado como frases o pensamientos para un gran número de lectores. El endecasílabo “mientras el tiempo diga todavía”, dos adverbios de tiempo y un sustantivo para definir la imprecisión del amor y la brevedad de la vida.

El primer libro que leí de él fue Primavera con una esquina rota, durante años trabajé esta hermosa y conmovedora novela con mis alumnos, citaba este fragmento que se hizo muy famoso en la época. El triste exilio y el dolor de los traumas y separaciones. Benedetti conocía bien el tema, sufrió el exilio y la persecución.

Libertad es una palabra enorme. Por ejemplo, cuando terminan las clases, se dice que una está en libertad. Mientras dura la libertad, una pasea, una juega, una no tiene por qué estudiar. Se dice que un país es libre cuando una mujer cualquiera o un hombre cualquiera hace lo que se le antoja. Pero hasta los países libres tienen cosas muy prohibidas. Por ejemplo matar. Eso sí, se pueden matar mosquitos y cucarachas, y también vacas para hacer churrascos. Por ejemplo está prohibido robar, aunque no es grave que una se quede con algún vuelto cuando Graciela, que es mi mami, me encarga alguna compra. Por ejemplo está prohibido llegar tarde a la escuela, aunque en ese caso hay que hacer una cartilla mejor dicho la tiene que hacer Graciela, justificando por qué. Así dice la maestra; justificado.


Libertad quiere decir muchas cosas. Por ejemplo, si una no está presa, se dice que está en libertad. Pero mi papá está preso y sin embrago está en Libertad, porque así se llama la cárcel donde está hace ya muchos años. A eso el tío Rolando lo llama qué sarcasmo. Un día le conté a mi amiga Angélica que la cárcel en que está mi papi se llama Libertad y que el tío Rolando había dicho que era un sarcasmo y a mi amiga Angélica le gustó tanto la palabra que cuando su padrino le regaló un perrito le puso de nombre Sarcasmo. Mi papá es un preso, pero no porque haya matado o robado o llegado tarde a la escuela. Graciela dice que papá está en libertad, o sea está preso, por sus ideas. Parece que mi papá era famoso por sus ideas. Yo también a veces tengo ideas, pero todavía no soy famosa. Por eso no estoy en Libertad, o sea que no estoy presa.

Después leí La tregua y comprendí que la resignación no es el camino, la esperanza está en el horizonte. La soledad daba paso a la sonrisa y la bondad adaptando la fórmula del diario personal, la frustración y la ausencia de perspectivas de la clase media urbana en un empleado público, próximo a la jubilación, que recorre la oficina, la casa, el café y una difícil relación con sus hijos. Una inesperada relación abrirá una tregua contra el paso del tiempo.

Este artículo además de un homenaje es para comentar que El mejor de los pecados es el último libro que acaba de terminar, un libro que consta de diez cuentos en una preciosa edición ilustrada a cargo de Sonia Pulido que es un respeto y un premio para el lector. Aparece el amor en todas sus variaciones: desamor, sexo, pasión, decepción, ilusión, alegría, decepción…con protagonistas que dialogan con sencillez en un mundo que a veces te sorprende y otras te arruina la vida. Todas las edades y algunos estados para expresar una realidad reveladora y cercana. Amor y pérdidas, encuentros con pasión y el aburrimiento que llega, sexo con amor o con pasión, puro placer, piel con piel. El sabor del primer beso o cuando dos cuerpos maduros se tocan. La pasión y las ganas de sentir y desear para vivir. El mejor de los pecados es el que más se siente y el que más se recuerda

-Tenés una piel suave. Interesante. Se ve que nunca fuiste obrero

- ¿Y esta cicatriz en la muñeca?

-Ah sí. Con este detalle ya lo sabes todo de esta joven marquesa. Hace dos años intenté matarme.

- ¿Y qué pasó?

-Me salvaron. Unas vecinas. Lo bien que lo hicieron. Estoy contenta de seguir vivita y coleando.

- ¿Mal de amores?

-No. Falta de amores. Vacío de amores.

- ¿Droga quizá?

-Nada de eso. Ni siquiera fumo. Casi no tomo alcohol. ¿Vos nunca quisiste suicidarte?

-Soy demasiado pelotudo para tomar una decisión tan laboriosa

-Ya me dijiste que sos soltero en español. Pero ¿tenés mujer, compañera, amante o noviecita?

-Nada, mi niña. Llevo tres meses y medio de virginidad sabática.

-Entonces voy a hacerte una confesión que confío aprecies en toda su buena fe.

-Así será.

-Y en toda su inocencia.

-Soy todo orejas.

-Quizá te parezca extraño, pero tengo ganas de verte desnudo.

Se siente una gran alegría cuando contemplas el estado de muestra lengua en grandes escritores del otro lado del Atlántico. Ellos han ampliado nuestro mundo y han abierto los puentes a la riqueza inmensa, tan inmensa como verdadera.

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.