Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Luisa Antolín Villota, Ramas para un nido


Periodista, escritora, poeta, cuenta entre sus publicaciones con Descubrimiento de la herida (2009), Salir de casa (2015) y Ramas para un nido (2020). Co-creadora de la colección pionera Violeta Infantil y autora de los álbumes: Gloria Fuertes (2007), Virginia Woolf: la escritora de lo invisible (2008). Carmen Martín Gaite: la aventura subida en una pluma (2009), María Zambrano: la música de la luz (2009) y Maruja Mallo: caracola con alas (2014). Premio de Cuentos infantiles no sexistas Borita Casas, Comunidad de Madrid (2000); participa, además, en actividades de animación a la lectura y escritura y sensibilización social desde el feminismo en ONG y otras plataformas.

En el día de la mujer trabajadora, acercarnos a una escritora como ella es referirnos a esas mujeres que se implican con las cuestiones de su tiempo y nos sensibilizan con una tarea que nos concierne a todos: la transformación social en la lucha por las desigualdades estructurales que tienen que ver con políticas de igualdad de género, violencia de género, migratorias y la pobreza que nos duele. Desafíos que ayudan a luchar por un mundo mejor con oportunidades para todos.

En su poesía realizamos con ella un viaje que la lleva a la literatura y al descubrimiento de su interioridad. No es una poesía social, pero sí es una poesía reivindicativa de una voz femenina que se enfrenta a la vida. La libertad que todas queremos conseguir. El paraíso que descubrimos lleno de cicatrices y suspiros, jaquecas e insomnios.

Las palabras indagan

en los túneles del día

el aprendizaje de lo efímero.

En esta afirmación del yo, la naturaleza, el mar Mediterráneo, las aves y los elementos marinos, descubrimos el río subterráneo y la niña que llora todavía. Poesía de mujer suave y cálida que nos muestra fragilidad y firmeza en la búsqueda de los esencial que es tierra, mar, aire, silencios y ramas que construyen nidos. Existir a través de los versos que nos transmite la autora.

Solo la poesía ventila

mis ojos de pájaros negros.

María Zambrano, está presente en sus libros, también Lorca, Gamoneda, Gelman, Clarice Linspector, Carmen Martín Gaite y esos buscadores de palabras que nos llevan a la música, a la luz y a la herida que es vivir, exponerse a la vida. Menorca y sus aguas verdes y luminosas, azules y brillantes, con su silencio insular es otra experiencia viva en esta escritora que pertenece al mundo que soñamos.

Darse a las cosas

dejarse traspasar

por la rosa

Y sus espinas.

El paso del tiempo y la infancia que nos inunda y, a veces, no nos deja escapar. Sus interrogantes, nos llevan a las preguntas que inquietan, a la proyección que buscamos

El hilo que me ata

con la vida

cordón umbilical

¿Dónde se encuentra?

El día alcanza rápido

a la noche

 

¿Dónde va quedando

lo de dentro?

Ramas para un nido, su último libro publicado contiene un poema “el sonido de la pala cavando” dedicado a todas las mujeres, cuya lectura me ha conmovido.

En la lucha reparamos cicatrices, es un tiempo nuevo en el que las mujeres descubrimos con cascabeles y lágrimas un camino que confluye en un tiempo de voces y esperanzas que nos libran de la amargura y la soledad.

Solo una rama seca en la alcancía

un hueco lleno de avispas

 

nunca vienes descalza

no sabes el idioma

en que el corazón despierta.

 

En su poesía que nos convoca y nos abre el pecho escuchamos la voz de tantas voces, el abrazo de tantas mujeres y hombres que nos reconocemos nada más vernos.

¿Dónde la luz, dónde

la fuente, la fractura

que silencia la rama

inmóvil?

Hoy no me podré manifestar, no para ser menos mamarracha, sino por la difícil situación que vivimos. Por suerte, desde este privilegiado lugar, que es puerta, balcón y jardín, puedo denunciar la historia de maltratos y vejaciones, de violencia de género y silencios que no queremos que se repita. Se nos abre un tiempo en espera de leyes que cubran de olvido portadas y noticias que nos llenan de indignación. Las mujeres necesitamos una vida libre de víctimas y plena de la igualdad a la que todas tenemos derecho. 

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.