Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

EL GRITO, de Eduard Munch


«Estaba caminando por un camino con ambos amigos. Se puso el sol. Sentí un ataque de melancolía. De pronto el cielo se puso rojo como la sangre. Me detuve y me apoye en una barandilla muerto de cansancio y mire las nubes llameantes que colgaban como sangre, como una espada sobre el fiordo azul-negro y la ciudad. Mis amigos continuaron caminando. Me quedé allí temblando de miedo y sentí que un grito agudo interminable penetraba la naturaleza».

Las palabras con las que iniciamos este artículo corresponden, ni más ni menos, que al propio autor del cuadro que nos disponemos a comentar, y que resulta ser una de las obras más inquietantes del mundo del arte contemporáneo: El grito.

Eduard Munch nació en Noruega, pero siempre se le ha considerado como precursor del expresionismo alemán. Se le ha catalogado como el pintor de la angustia, el miedo y la muerte, que diseccionaba las almas (“así como Da Vinci diseccionaba los cuerpos”), expresando los temores humanos ligados al sexo y a la muerte.

Para llegar a todo lo anterior Munch desarrolló su peculiar estilo, alejándose del naturalismo, en el que los motivos se abstraen para convertirse en símbolos, y el color juega un papel fundamental.

Comenzó su carrera artística en Oslo, y es allí donde inicia sus primeros pasos hacia ese expresionismo del que tenemos el primer ejemplo en el cuadro La niña enferma. El pintor declara sobre esta obra: “Con La niña enferma se abrieron caminos nuevos para mí, fue una ruptura en mi obra. La mayor parte de mis trabajos posteriores deben su existencia a este cuadro”.

Pero no cabe duda de que en la obra de Munch no solo influyeron pintores sino, también, y de una manera fundamental, sus vivencias traumáticas personales, como fueron las muertes de madre Laura y de su hermana favorita Sophie, que le produjeron un hondo pesar a su ya frágil ánimo, o su alcoholismo.

Como ya hemos dicho, su estilo evoluciona de una manera novedosa desde sus primeras obras, que culminará en El friso de la vida, que aúna los títulos Pubertad, reflejo de la sexualidad y el miedo, Melancolía, y el fin de la serie Celos.

Munch no escapó a los avatares políticos que jalonaron su vida, siendo estigmatizado por el régimen nazi, que, cuando en 1940 invadió Noruega, retiró varios cuadros del pintor por considerarlas obras de un demente.

El cuadro que hoy comentamos, El Grito, sería por sí mismo ejemplo de todo lo que hemos ido señalando sobre la vida y obra de su autor, cuadro que se ha convertido en icono cultural y una de las pinturas más reconocidas.

El Grito representa una figura andrógina en primer plano, cuya boca abierta y manos a ambos lados de la cabeza significan la angustia y el miedo. Existen cuatro versiones de este mismo cuadro, aunque la más conocida es la pintada en 1893. Al fondo contemplamos otras dos figuras con sombrero, ajenas completamente a la tragedia que se desarrolla ante la vista del espectador. Una valla nos direcciona hacia la profundidad de un atardecer de clamorosos rojizos, a la orilla de un río de oscuros azules, tal y como describió el propio pintor. Las formas se retuercen como si hubiera una contracción de la escena absorbida por el mismo grito. Esta composición había sido ya experimentada por Munch en las dos versiones de una obra anterior, La desesperación, en la que vemos similitudes palpables, como en el fondo y las dos figuras representadas.

A lo largo del estudio de El Grito ha surgido una pregunta: ¿la persona en primer plano grita o reacciona ante el grito que escucha? Sea lo que sea este cuadro está considerado como la representación de la angustia del ser humano en una época de transición como fue el paso del siglo XIX al XX, con el auge de la modernidad y de las máquinas, junto a un símbolo de la soledad y del propio tormento sufrido por el pintor.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider