Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Un inimitable Carlos Latre eleva el humor al pedestal de los valores humanos


Un inimitable Carlos Latre ha enseñado en Mérida, a través de su personaje Pseudolus en el musical "Golfus de Roma", el valor de parar el tiempo, mirar atrás y lograr reírnos para caminar hacia delante, hacia una libertad que nos permita tener el poder de salpicar con humor todos los dramas por imponentes que parezcan.

La quinta obra de la 67 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida traslada al escenario emeritense el anhelo de libertad y las artimañas de un Carlos Latre -que encarna a un astuto y pícaro Pseudolus- que debuta en esta cita teatral con un musical de temática circense.

Con un teatro romano que homenajea a los circos ambulantes y a esos cómicos que rodaban por el mundo dejando de lado una vida convencional para ganarse la vida instando la risa ajena, "Golfus de Roma" deja de lado las profundas reflexiones y la emotividad del teatro clásico para llegar al público con un mensaje de positivismo, el que dibuja un esclavo que busca su libertad con artimañas de todo tipo.

"Golfus de Roma no va de un rey, no va de honor, va de payasos, farsas y amor", canta Pseudolus quien se ve acompañado en todo momento de una orquesta dirigida por Xavier Mestre que acompasa el humor métrico y siempre oportuno para arrancar la risa de la cara hasta de los más serios.

La trama que dirige Daniel Angèls tiene como telón de fondo una calle de Roma y tres casas de aparente nobleza, la Casa de Lycus (Meritxell Duró) que es un burdel, la Casa de Senex (Diego Molero) a la que pertenece el protagonista, y la Casa de Erronius (Oriolo) que es un anciano al que unos piratas le raptaron sus hijos hace años y los cuales busca desesperadamente, todos ellos vecinos de la misma calle.

En el transcurso de esta historia de enredos Pseudolus aprovechará su picardía para proponerle a su joven dueño Eros, encarnado por Eloi Gómez, un pacto por el que se compromete a ayudar a éste a conseguir el amor de la cortesana Philia (Ana San Martín) a cambio de la libertad.

Tanto Eros como Philia representan el prototipo mundial de dos jóvenes enamorados, y aunque "el amor les de dolor, el amor les hará sentir mejor", el problema reside en que la cortesana ya ha sido vendida al capitán romano Miles Gloriosus (Iñigo Etayo), el cual no renunciará a ella por nada.

Para resolver este dilema Pseudolus se sirve de la ayuda de su compañero esclavo Hysterium, representado por Frank Capdet, los cuales trazan un plan en el que duermen a la joven Philia para que parezca que esté muerta y huya en un barco junto a Eros.

Como Philia se niega a tomar la pócima del sueño, y ante la llegada próxima del capitán romano, Pseudolus decide que Hysterium se disfrace de la joven virgen y se haga pasar por muerto ante Miles Gloriosus.

Y así sucede, cuando Miles Gloriosus irrumpe en el Teatro Romano de Mérida a lomos de un elefante de cartón y acompañado de su hueste, éste se encuentra con la amarga sorpresa de que la cortesana que compró por 500 denarios antes de partir a la guerra, había muerto a su regreso.

Pero debido al riesgo de ser incinerado, Hysterium se descubre lo que da paso a la persecución de ambos esclavos por parte del capitán romano y sus hombres. Como éxtasis final, el viejo Erronius, aquel que partió hace años en busca de sus hijos secuestrados, se da cuenta que tanto Miles Gloriosus como la cortesana que había comprado eran sus hijos y por tanto hermanos.

Esto le permite a Philia correr a los brazos de su amado Eros, y por esta remota casualidad el pobre Pseudolus, ese que se había jugado la vida por una meta, por fin consigue su ansiada libertad gracias a un simple y certero golpe del destino.

Finalmente, esa magia circense de "Golfus de Roma" ha hecho aparecer una nueva versión desconocida de un Carlos Latre inimitable, el cual ha podido materializar esta noche, en el escenario del Teatro Romano de Mérida, aquella idea que comentó hace cuatro años en una cafetería a Daniel Anglès y después de mucha espera jamás pensó que al final esta historia tuviera "un final feliz con canción".