Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El dibujante Luz hace una versión "deluxe" de "Vernon Subutex" de Despentes


Pilar Martín. Durante los tres años que el dibujante francés Luz, superviviente del atentado contra la revista "Charlie Hebdo", ha estado adaptando al cómic el libro "Vernon Subutex" de Virgine Despentes se ha sentido un "personaje vip" de este universo de perdedores y nostálgicos habitados por la música.

Aunque cuando a Despentes le propusieron esta adaptación no le pareció "buena idea", ha reconocido la autora en un buen español en una rueda de prensa virtual, cuando pensó que la podría hacer Luz, y éste "loco" aceptó, todo fluyó hasta el punto que el resultado final (publicado por Salamandra Graphic) le hace reconocer que es un "Vernon Subutex deluxe" que le ha hecho "aprender a querer más" a su novela.

Algo muy distinto a lo que le sucedió con la adaptación a serie de televisión, una producción que ni siquiera ha visto porque cuando leyó el guion se cabreó "mucho". "No pienso en ella mucho, por eso el trabajo que he hecho con Luz ha sido la oportunidad de trabajar en una adaptación que es mejor que el libro", agrega la también directora de cine (Nancy, Francia, 1969).

Un agradecimiento que Luz comparte porque para este caricaturista (Tours, Francia, 1972), al que no se puede fotografiar para preservar su identidad, trabajar en esta adaptación no solo le ha supuesto ser un "personaje vip" de la novela, sino también reencontrarse con la música gracias a esta obra donde la amistad es la base.

"'Vernon Subutex' fue una manera de volver a sumergirme en una discoteca. La música es como la respiración, es esencial. Y ya que mi vida había estado alimentada por la música, pensé que era importante que el libro se correspondiera con mi personalidad: una libertad en la ilustración y al mismo tiempo un disfrute y gozo en la manera de tratar la música", afirma este dibujante con un pasado como Dj.

En concreto, "Vernon Subutex" es el nombre del personaje, el antiguo propietario de la legendaria -y extinta- tienda de discos "Revólver", que entra en una crisis personal y en una espiral de decadencia y que, sin dinero, trabajo ni familia, se ve obligado a acudir a sus pocas amistades para intentar sobrevivir.

"Cuando escribí la trilogía no pensé en los personajes como personas marginales, hay mucha gente dentro del libro que son chicos ricos con trabajos, pero sí que todos son perdedores porque no están contentos con la vida que tienen. Lo que me interesaba es que cada persona está encerrada en su apartamento y en sus obsesiones.

Intento que no sea demasiado desagradable esta compañía y me identifico con cada personaje", dice Despentes sobre los protagonistas de esta obra cargada de sentido de humor.

Personajes que, pese a poder ser "insoportables" la impronta de Luz ha hecho que estén llenos de esa "llama" que solo la música puede dar, matiza el dibujante aunque advierte que "no es necesario" que estemos de acuerdo con los personajes: "Seguramente es la novela más empática que Virginie ha escrito y la novela más simpática del inicio del siglo XXI".

Con este tomo ya a la venta desde hoy (agrupa las dos primeras partes de la trilogía), el dibujante explica que cuando lo estaba terminando "apareció" la epidemia de la covid: "Y de repente las cosas se invertían porque Vernon es un individuo confinado en el exterior, me di cuenta hasta qué punto todos éramos Vernon potenciales".

A la espera del segundo volumen (que estará centrado en la tercera entrega de la trilogía de Despentes), la propia autora ha adelantado que está trabajando en una nueva novela, pero lo hace en un momento en el que "ve más miedo" en su país ante el crecimiento de la extrema derecha "de manera clara".

Una sensación que comparte Luz, quien lamenta que en los últimos años en su país se han visto "privados" de los "espacios positivos comunes": "En Francia hay un espacio de expresión colectiva que son las elecciones y ya nadie cree en ellas".

Aún así ambos se reconocen como unos "privilegiados" porque en estos momentos de crisis sanitaria y económica el mundo de las librerías "está salvado".

"No veo tantas librerías cerradas después de la crisis del covid y en Francia tampoco, ahora hay aún más lectores que antes porque no han tenido otra elección que leer y esto es una suerte increíble porque las tiendas de discos han cerrado todas en Francia. Me siento súper privilegiada de ser escritora estos años", concluye Despentes.