Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Un "War Requiem" de Britten, con trasfondo ecologista, recala en el Liceu


La producción "War Requiem", con música de Benjamin Britten y los poemas de Wilfred Owen, recala a partir del día 19 en el Gran Teatro del Liceu, con su mensaje pacifista y contra la barbarie de la guerra, aunque su director de escena, Daniel Kramer, también le ha añadido un trasfondo ecologista.

Espectáculo estrenado en el año 2018 en la English National Opera, se podrá ver por primera vez en España hasta el día 2 de noviembre, con los tres roles protagonistas interpretados por el barítono alemán Matthias Goerne, el tenor británico Mark Padmore y la soprano rusa Tatiana Pavlovskaya, lo que no es casualidad porque se ha buscado expresamente a cantantes de estas nacionalidades por el papel que tuvieron sus respectivos países durante la II Guerra Mundial.

Britten escribió la obra durante el punto álgido de la Guerra Fría, tras recibir en 1961 un encargo para escribir una pieza con motivo de la nueva consagración de la catedral de Coventry, destruida por los bombardeos alemanes, y con la idea de que su pieza simbolizara la victoria de los valores de la paz y la reconciliación sobre los de la guerra y la destrucción.

En el montaje que se podrá ver en Barcelona también tiene un gran peso la mirada del fotógrafo y artista visual Wolfgang Tillmans, quien sobre un fondo negro ofrece imágenes que llevan a reflexionar sobre las guerras, la humanidad y la importancia del retorno del hombre a la naturaleza.

El maestro Josep Pons se pondrá al frente de la Orquesta Sinfónica del Liceu, mientras que Pablo Assante debutará como director del Coro del Liceu, en una obra en la que intervendrán todos los coros de la casa (masculino, femenino y voces blancas), que juegan un papel central, con unas 123 personas en escena.

También participará el Coro infantil VEUS-Amics de la Unió de Granollers, dirigido por Josep Vila. En una rueda de prensa celebrada este jueves, sin la presencia de Goerne por una indisposición, aunque estará a punto para la primera representación, el norteamericano Daniel Kramer ha rememorado que empezó a trabajar en el proyecto en 2016, cuando apenas llevaba una semana en la English National Opera y cuando los ingleses apostaron por el Brexit.

Ha subrayado que adora el "War Requiem" desde siempre porque "es una pieza que habla de un duelo todavía no procesado, del trauma de las guerras en Europa" y cuando empezó a pensar en llevarlo a escena con el Brexit ocupándolo todo "enseguida me vinieron a la cabeza las restricciones financieras que llegarían o que deberíamos abordar cuestiones políticas en las obras".

A la vez, es de los que le gusta salir de la "zona de confort y, como me he marcado trabajar de cara a las futuras generaciones, queriendo llenar las salas de gente joven, pensé que los grandes clásicos esto quizá lo limitan un poco, pero con el 'War Requiem' no hay expectativas, porque el público no sabe lo que le espera y esa es su gracia, su misterio".

Kramer, que ha dicho adorar la obra de Picasso porque "siempre te interpela", tampoco ha dejado pasar que el texto de Owen y la música de Britten "lo que hacen es una suerte de documental que nos pone delante de lo más feo de la industria de la guerra".

El maestro Josep Pons, que ya ha dirigido otras producciones de este réquiem, ha considerado que con esta obra "se abren muchas cuestiones sobre la ópera, el oratorio dramatizado o los autos sacramentales".

A la vez, ha mostrado su gozo por contar con "la voz esplendorosa de Tatiana y con Matthias y Mark", al entender que "no podíamos tener a mejores cantantes para este texto".

Por otra parte, ha avanzado que debido al número de músicos de la orquesta y, por las normas sanitarias relacionadas con la COVID-19, deberán ocupar un par de filas del patio de butacas, lo que, a pesar de todo, "tendrá una parte muy positiva, porque tímbricamente todo lucirá más".

Tatiana Pavlovskaya ha dicho que el "War Requiem" es una de sus piezas preferidas y "es muy importante que se represente en tiempos de pandemia y en una función escenificada, en uno de mis teatros favoritos".

El tenor Mark Padmore ha alertado de que Britten, a pesar de que "puede ofrecer una imagen del típico inglesito, con americana de cheviot y conservador, era alguien que escondía su subversión como compositor", con lo que sus piezas, a su juicio, son "un ejemplo de 'antiestablishment', un desafío constante".

En Barcelona, la primera vez que se escuchó el "War Requiem" fue en el año 1977 en el Palau de la Música y en el Liceu se ha podido seguir anteriormente en dos ocasiones, en 2010, como concierto sinfónico.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider