HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

“La comunidad” de Helene Flood, un noir de alta tensión psicológica


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Cuando la psicología se pone en manos de la literatura el "noir" se vuelve más "noir" porque, como sucede en "La comunidad" de Helene Flood, lo que sucede a los personajes también podría sucedernos a nosotros, ya que la "cotidianidad" está llena de intrigas.

Así lo reconoce esta escritora y psicóloga noruega que, tras convertirse en un éxito de ventas con "La psicóloga" (publicado en veintiocho países), vuelve con esta novela (Planeta) en la que un crimen en una comunidad de vecinos pone en marcha todo un perfecto engranaje de sospechas, secretos y dudas entre todos los habitantes del edificio. "Lo que más me gusta explorar es la cotidianidad.

¿Conozco a las personas de mi entorno? ¿Qué haría esa persona que conozco?", dice en rueda de prensa durante su visita a Madrid para presentar esta segunda entrega de lo que será una trilogía que puede leerse de manera independiente, aunque los investigadores de las tres tramas sí que son los mismos.

Pero en esta entrega Flood no solo convierte la trama en un juego del despiste en el que el lector tendrá la sensación de que siempre va un paso atrás, sino que también introduce un asunto estudiado por la psicología: los secretos y sus consecuencias. Pero más en concreto, qué pasa cuando la infidelidad va más allá de la experiencia personal.

"La infidelidad en el caso de la protagonistas (Rikke) puede identificarse con la necesidad que tenemos de guardar ciertos secretos y de vigilar continuamente la imagen que damos a los demás", explica Flood. 

Y mezclar la trama principal con la que vive Rikke, que ve cómo su relación con la víctima puede destruir su familia, ha sido el "reto" principal que se le ha puesto por delante a la autora.

"Ha sido lo más duro -añade- porque para mi ha sido difícil concebirlo como retos distintos porque la resolución del crimen está íntimamente relacionada con la necesidad del personaje de mantener su secreto escondido".

Y en "La comunidad", por expreso deseo de la autora, la violencia extrema brilla por su ausencia, sobre todo la ejercida contra la mujer.

"El thriller psicológico engancha más y, como psicóloga, me preocupa mucho el uso gratuito de la violencia contra la mujer y la imagen tremendamente sexualizada que hay en muchas novelas y series. Cuando comencé a escribir supe que no iba a tener víctimas mujeres y que las tramas se iban a desarrollar en ambientes urbanos", matiza.

En este sentido, si en la anterior novela la trama sucedía en una casa, en esta todo acontece en un edificio del barrio acomodado de Kastanjesvingen, un lugar que se convierte en esa suerte de protagonista encargado de guardar entre sus paredes y vigas todo lo que sus vecinos no cuentan.

Con un manejo absoluto en los diferentes perfiles psicológicos que tiene cada uno de los vecinos de esta comunidad, Flood reconoce que los secretos que guardan todos, unos con mayor o menor implicación en el asesinato, se debe a una conducta humana tan vieja como nuestra existencia.

"Raramente somos completamente honestos con los demás y hay veces que mantenemos información solo para nosotros para socializar o para protegernos", cuenta esta psicóloga especializada en violencia, revictimización y culpa postraumática.

Por eso, no duda en afirmar que, al igual que les pasa a sus personajes, todo aquel que guarda un secreto de por vida acaba pagando "un coste" que suele ser el de la "soledad profunda".

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider