HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Ana Vallés, de Matarile Teatro: “Europa vive fundamentalmente de sus ruinas”


  • Escrito por José Carlos Rodríguez
  • Publicado en Cultura
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

Imaginar otra Europa posible. Desdibujar las fronteras de los espacios. Transformar las formas heredadas. Todo ello al hilo de la fragilidad. Esto es lo que busca la dramaturga Ana Vallés con "Inloca", una obra de Matarile Teatro que se estrenará el próximo 14 de enero en el María Guerrero.

"Europa vive fundamentalmente de sus ruinas. Habría que reconocerlo para quizá pensar luego en superarlo y situarnos desde otro punto de vista”, asegura Vallés en una entrevista con Efe, en la que añade que el viejo continente parte de “pensamientos cerrados, criterios y prejuicios”, que deben ser "reconocidos" para construir otra manera de relacionarnos y de ser.

Vallés es junto a Baltasar Patiño la fundadora de la compañía gallega Matarile Teatro, que con una trayectoria de 35 años dedicada a la creación, sigue innovando con diferentes tipos de lenguaje, para desdibujar las fronteras entre el teatro, la danza, la performance e incluso el circo.

Desde el 1 de noviembre, Vallés junto a su equipo artístico están ensayando en Santiago de Compostela su próximo montaje, "Inloca", una coproducción de Matarile con el Centro Dramático Nacional que ocupará el madrileño Teatro María Guerrero del 14 de enero al 6 de febrero.

"Inloca" pertenece a la que Vallés denomina "La trilogía de la fragilidad", conformada por una primera obra, "El diablo en la playa", que se estrenó el pasado mes de octubre en el Festival Internacional de Teatro de Ourense y que también llegará a Madrid al Teatro de la Abadía el próximo 2 de diciembre; por "Inloca" y por una tercera pieza, que tendrá su estreno en 2023 y "probablemente" lleve el título de "Europa después de la lluvia".

"La fragilidad es uno de los temas que se han ido colando desde hace años ya en las obras de Matarile. Me fascina todo lo que emana fragilidad", asegura la dramaturga, que considera que "ser conscientes de nuestra fragilidad desmonta la tendencia que tenemos en la cultura occidental de tener conceptos muy claros y todo prefijado".

Para Vallés, esta idea no es más que "una coraza" que el ser humano utiliza para sobrevivir, para "entender el mundo y ordenarlo" y "huir del caos". Sin embargo, es "una falacia, una fantasía".

"Todo es frágil, todo se puede romper en cualquier momento. Reconocer eso puede ayudarnos a plantearnos los lugares y los cuerpos que habitamos, las relaciones que establecemos y nuestra mirada al mundo y así intuir o construir otras diferentes".

En "Inloca", Matarile imagina otra Europa posible, un "paisaje distinto", que huye de la propia huida y abraza el caos: "Europa está acabándose desde hace décadas. Esa sensación de final de una civilización. Quizás por eso nos aferramos tanto al pasado", afirma Vallés.

No obstante, con este montaje la directora no quiere destruir, sino construir desde lo que somos, hacer de esas ruinas, de esa herencia algo "distinto". Por eso utiliza el María Guerrero, un teatro clásico italiano que representa "la vieja Europa" para imaginar un paisaje "sugerente y transformable", en el que la luz tendrá un papel fundamental.

"La luz va a crear el paisaje, el espacio. Tendemos a plantearnos paisajes o espacios que habitar, que siempre tienen un límite a priori en nuestro prejuicio. Lo bueno sería poder entrar a un paisaje que no tuviera unos límites preconcebidos. Llegar a lo desconocido", afirma Vallés, que añade que en "Inloca" el María Guerrero va a estar "patente y constante todo el tiempo", desnudo e "irradiado de luz".

Con un elenco formado por nueve intérpretes (Claudia Faci, Celeste González, Ricardo Santana, Nuria Sotelo, Ana Cotoré, Antón Coucheiro, Alfredo Rodríguez, Alfredo Pérez y Vicente Colomar), en "Inloca" hay un mayor concepto de espectáculo que en su predecesora, "El diablo en la playa", en el que son solo dos actrices (Claudia Faci y Celeste González) las que establecen un diálogo físico en torno al caos, la figura del diablo como portador de la luz y la playa como un no-lugar, entre la tierra y el mar, un espacio "sin huellas".

"Lo que más me entusiasma de "Inloca" es que el elenco es muy heterodoxo. Somos todos y todas muy diferentes y eso crea un estar escénico muy característico. Mostramos nuestra fragilidad, que nos carga de una fuerza enorme porque desaparece el miedo", asegura Celeste, una de las intérpretes.

El trabajo de Matarile Teatro no parte de un texto previo, sino de ideas, imágenes, músicas, pequeñas escenas, referencias, reflexiones, sugerencias.

Todas ellas manifestadas a través de una correspondencia entre la directora y el equipo artístico y elenco en el que se produce un intercambio y una "retroalimentación" y no existe "una línea autoritaria marcada", algo que no va con Vallés, que apunta a que cada vez más estamos siendo "dirigidos, encaminados, sugeridos, o estimulados para hacer determinadas cosas.

"Siempre estoy peleada con los clásicos, porque para mí los clásicos también son las ruinas de nuestro pasado. Basta ya de revisitar a los clásicos. No me interesan", afirma la dramaturga, que puntualiza que el director del CDN, Alfredo Sanzol, le ha dado "absoluta libertad creativa" para este montaje, algo que no siempre es habitual.

En cuanto a la actuación, Vallés critica "las formas antiguas y heredadas" que "no se cuestionan y provienen de "las escuelas": "El espectador va al teatro y ya espera una falsedad en el decir. Por eso siguen todavía vigentes estos dichos de “eso es puro teatro” o no sé quién hace “un teatrillo”. Es como reconocer la falsedad y nosotros huimos de eso", señala.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider