HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Jorge Drexler: “La música urbana trata el sexo de forma muy frontal”


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

La última gala de los Latin Grammy superó con creces las expectativas de Jorge Drexler, quien se alzó con siete gramófonos dorados, entre ellos dos para un tema singular en su producción, 'Tocarte', fruto de "tensar la creatividad" y rozar ámbitos y formas ajenos en su sorprendente alianza con C. Tangana.

"No es fácil relatar el sexo sin caer en terrenos donde no quieres entrar o en la banalidad; por eso es importante compartir autoría, porque te permite echar la culpa a otro e ir a territorios nuevos", reflexiona entre risas el artista uruguayo en una entrevista con Efe antes de celebrar, esta vez sin sorna, cómo esta temática "es tratada maravillosamente en la música urbana, de forma muy frontal".

Concede que no a todo el mundo le parece bien ese enfoque, quizás porque asociado a ello a veces aparecen aspectos como "el machismo, la discriminación de género o la grosería".

"Pero muchas de las críticas que se le hacen al reguetón y a la música urbana son más por la sexualización que porque sigan existiendo los mismos parámetros con los que se originó en los años 90. Ha evolucionado mucho desde los primeros reguetones de 'dembow', que eran relativamente homófobos, al 'Yo perreo sola' de Bad Bunny", defiende.

El puertoriqueño fue junto con Rosalía uno de los grandes damnificados de esa ceremonia de premios y esta vez el uruguayo afincado en España se ha cuidado mucho de que vuelvan a presentar su triunfo frente a ellos como el de la "música seria" ante los ritmos de las nuevas generaciones.

"Cuando se dice eso de 'La música de hoy es una mierda' es una discriminación por términos de edad y no es nuevo. No existe nadie que lo haya afirmado a la que no le hayan dicho lo mismo 30 años antes", argumenta antes de invitar a explorar los orígenes jamaicanos del reguetón y "ese ritmo increíble del 3-3-2 que también tiene la milonga".

Sobre cómo vivió la última ceremonia de los Latin Grammys, Drexler relata el ambiente en un espacio para 15.000 personas y la competencia en categorías con nominados mucho más "mediáticos", que recibían ovaciones con su sola mención, en contraste con la calmada aclamación cuando era él quien subía a recoger el galardón.

"Hubo un momento que me dio la impresión de que le estaba arruinando la fiesta a un montón de gente. La segunda vez que subí en medio de un silencio casi me faltó pedir disculpas", cuenta con humor tras aquella "exageración maravillosa" de siete premios.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.