Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Mercedes Peces Ayuso

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Luces de bohemia, claros de esperpentos

«Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española solo puede darse con una estética sistemáticamente deformada»

Luces de Bohemia, 1920-24, Ramón María del Valle-Inclán

  • Publicado en Cultura

La muerte de un viajante, el camino del antihéroe y la tejedora en su casa

«¡Te estoy hablando de tu padre! ¡Me hizo ciertas promesas en este mismo despacho! No puedes decirme que has de atender a alguien…, he trabajado treinta y seis años para esta empresa, Howard, ¡y ahora no puedo pagar mi seguro! No puedes comerte la naranja y tirar la cáscara… ¡Un hombre no es una fruta!»

Muerte de un viajante, 1949, Arthur Miller

  • Publicado en Cultura

Los gozos y las sombras que siguen hoy

«Hay cierta clase de hombres que va a donde quieren; y otros van a donde los llevan las circunstancias»

Los gozos y las sombras, 1957-62, Gonzalo Torrente Ballester

  • Publicado en Cultura

La letra escarlata y la infamia

«Cuando una multitud inculta trata de ver las cosas con sus propios ojos tiene grandes probabilidades de engañarse»

La letra escarlata, 1850, Nathaniel Hawthorne

  • Publicado en Cultura

La Celestina y las pócimas milagrosas que todo lo curan

«Cuando el corazón está embargado de pasión, están cerrados los oídos al consejo, y en tal tiempo las palabras sensatas, en lugar de amansar, acrecientan la saña»

La tragicomedia de Calixto y Melibea y de la puta vieja Celestina, ca. 1500, Fernando de Rojas

  • Publicado en Cultura

Los mitos de Cthulhu, ¿tienen los monstruos forma de virus?

«A mi parecer, no hay nada más misericordioso en el mundo que la incapacidad del cerebro humano de correlacionar todos sus contenidos. Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de mares negros e infinitos, pero no fue concebido que debiéramos llegar muy lejos»

La llamada de Cthulhu, 1926, H. P. Lovecraft

  • Publicado en Cultura

Camino de perfección para afrontar el virus

«Nunca penséis ha de estar secreto el mal o el bien que hiciereis, por encerradas que estéis. ¿Y pensáis que, aunque vos, hija, no os disculpéis, ha de faltar quien torne de vos?» Camino de perfección, Santa Teresa de Jesús

  • Publicado en Cultura

Frankenstein o el moderno coronavirus

«Cuántas cosas estamos a punto de descubrir si la cobardía y la dejadez no entorpeciera nuestra curiosidad»

Frankenstein o el moderno Prometeo, 1818, Mary Shelley.

  • Publicado en Cultura

El rey Lear y el coronavirus

«Los pequeños vicios traslucen a través de los andrajos de la miseria; mas las finísimas pieles y los trajes de seda lo ocultan todo.

Dale al vicio un broquel de oro y la espada de la justicia se quebrará contra él, sin mellarlo; pero cubre su broquel con andrajos y un pigmeo lo atravesará con una simple paja»

El rey Lear, William Shakespeare, 1606

  • Publicado en Cultura

Odiseo, los viajeros y el coronavirus

«¡Ay, ay, cómo culpan los mortales a los dioses!, pues de nosotros, dicen, proceden los males. Pero también ellos por su estupidez soportan dolores más allá de lo que les corresponde»

La Odisea, Homero.

  • Publicado en Cultura

Gargantúa, Pantagruel y el coronavirus

«Según la auténtica disciplina militar, nunca hay que reducir al enemigo a la

desesperación» (Gargantúa, capítulo XLIII)

Gargantúa y Pantagruel, François de Rabelais

  • Publicado en Cultura

La rebelión de las masas y el coronavirus

«Hay, sobre todo, épocas en las que la realidad humana, siempre móvil, se acelera, se embala en velocidades vertiginosas. Nuestra época es de esta clase porque es de descensos y caídas»

  • Publicado en Cultura

Las flores del mal vuelven en la época del coronavirus

«Ángel lleno de salud, ¿conoces las fiebres,

Que a lo largo de los murallones pálidos del hospicio,

Como exiliados, se marchan arrastrando los pasos,

Buscando el raro sol y moviendo los labios?

Ángel pleno de salud, ¿conoces las fiebres?»

Las flores del mal, poema XLIV Reversibilidad, Charles Baudelaire.

  • Publicado en Cultura

El Jarama y el coronavirus

«—El día que se fastidie se fastidió — contestaba Macario —. Entonces sálvese quien pueda; quiere decir que les habrá llegado a ellos y a su madre el turno las apreturas, y a bandeárselas como sea y tirar para alante. Hasta entonces no hay más narices que dar uno de sí lo que estiren las gomas de los músculos»

El Jarama, 1955, Rafael Sánchez Ferlosio

  • Publicado en Cultura

Moby Dick y el capitán Ahab en aguas del coronavirus

«El viejo está empeñado en perseguir a esa ballena blanca, y este diablo trata de enredarle y hacer que le dé a cambio su reloj de plata, o su alma, o algo parecido, y entonces él le entregará a Moby Dick»

Moby Dick, Herman Melville

  • Publicado en Cultura

Don Juan Tenorio y don Coronavirus

«Llamé al cielo, y no me oyó.

Mas, si sus puertas me cierra,

de mis pasos en la Tierra

responda el cielo, no yo»

Don Juan Tenorio, José Zorrilla y Moral

  • Publicado en Cultura

El gatopardo y el coronavirus

«Nosotros fuimos los gatopardos, los leones. Quienes nos sustituyan serán chacalitos y hienas, y todos, gatopardos, chacales y ovejas, continuaremos creyéndonos la sal de la tierra»

  • Publicado en Cultura