Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

Calviño asegura que España será un motor de crecimiento de la UE en 2022


La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha augurado este pasado sábado que España será "uno de los motores de crecimiento" en Europa en 2022.

Calviño, que a través de un vídeo ha querido participar en la Reunión de Economía de S'Agaró, ha señalado que se ha dejado atrás "la peor fase de la pandemia" y que "la recuperación económica está en marcha".

Esa bonanza la atribuye a las medidas adoptadas desde marzo de 2020 para dar "respuesta eficaz" a la crisis sanitaria, "que han permitido proteger el tejido productivo, el empleo y las rentas de las familias".

Con esas actuaciones, asegura que se ha evitado "una caída del PIB superior al 25 %, la destrucción de más de 3 millones de puestos de trabajo y una crisis financiera global de impacto impredecible", además de "un daño grande" para la sociedad.

La ministra ha dicho que el mercado de trabajo es "sin duda el mejor termómetro de la recuperación" y confirma "que el crecimiento está llegando donde de verdad importa: a las familias y a las oportunidades de futuro para las generaciones más jóvenes".

Nadia Calviño ha detallado que se está sobre "los 20 millones de ocupados y los trabajadores cubiertos por los ERTE se han reducido hasta el entorno de las 130.000 personas", algo que ve como prueba de que, en sólo quince meses, se han recuperado los niveles de empleo previos a la pandemia.

La situación contrasta en su opinión con la salida de la crisis anterior, en la que se tardó doce años para recuperar la tasa de ocupación.

Ese panorama pone a España, según Calviño, en una buena posición para llevar al éxito el plan de recuperación del Gobierno con el respaldo de los 140.000 millones de euros de transferencias y créditos de los fondos europeos.

Al respecto, ha recordado que España es el país más avanzado de la UE en la puesta en marcha del plan de recuperación, el primero en acordar las condiciones de ejecución y en solicitar el primer tramo semestral de 10.000 millones de euros, que se sumarán a los 9.000 millones de prefinanciación ya recibidos en agosto.

De todos esos fondos, ha precisado que "ya se están canalizando para la realización de inversiones transformadoras" y que se han transferido a las comunidades autónomas más de 10.600 millones de euros, 1.560 para Cataluña.

"Todas las semanas vamos desplegando el plan de recuperación hito a hito, objetivo a objetivo, a través de las licitaciones y proyectos que lanzamos también desde los distintos ministerios", ha puntualizado, para concretar en el anuncio de varios proyectos "para la recuperación y transformación económica, lo que se conoce como los pertes".

Uno primero se relaciona con el sector de la automoción, "para que España sea de los países que lideren el despliegue y desarrollo del vehículo eléctrico y conectado".

Recientemente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció un segundo "de salud de vanguardia", ha indicado Calviño, quien se ha referido a otro en el que se trabaja actualmente relacionado con la lengua mientras se desarrollan algunos más "en el ámbito aeroespacial, agroalimentario, de energías renovables y almacenamiento".

Calviño ha aludido también al apoyo a pymes y autónomos, al kit digital para que las empresas avancen "desde el punto de vista tecnológico" o a proyectos de ley como el de apoyo a compañías innovadoras de crecimiento rápido.

La ministra ha recordado asimismo que, "de aquí a finales de año", deben terminar "las negociaciones para una buena reforma laboral". Para llevar a cabo todo el plan, ha admitido que se precisa del "máximo apoyo social" y de la colaboración público-privada, pero ha expresado su confianza en hacerlo realidad si todo el mundo rema "en la misma dirección".

Quien sí se ha desplazado hasta S'Agaró es el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García, que ha defendido que España necesita tener un marco estable, predecible y de seguridad jurídica para afrontar la recuperación y permitir la creación de más empleo y de más calidad. Una reforma laboral que incluya medidas de "flexibilidad negociada", ya que "cuando se trata de buscar acuerdos sale siempre lo mejor", ha dicho, como ha ocurrido con los ERTE en la pandemia.

Ha recordado que España ha tenido que soportar en los últimos años dos grandes crisis, "de esas que solo deberían pasar cada cien años", y aún así ha resistido bien y ha conseguido mejorar, hasta el punto que "ahora estamos en una situación claramente más solida".