HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La UE seguirá conversando con los talibanes tras la reunión en Catar


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

La Unión Europea dijo este lunes que continuará conversando con los talibanes para garantizar el acceso de la ayuda humanitaria a Afganistán, después de la reunión que este fin de semana mantuvo en Catar una delegación europea con el régimen afgano.

"La idea es que continuaremos las conversaciones (...) para ser capaces de garantizar que podemos ofrecer el máximo acceso de ayuda humanitaria a Afganistán", dijo en una rueda de prensa la portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Nabila Massrali.

Añadió también que la UE volverá a tener presencia en Afganistán con una oficina en Kabul "cuando las medidas de seguridad sean apropiadas".

Una afirmación que difiere de la versión que ayer ofreció de la reunión el principal portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, que aseguró que la delegación europea "prometió la presencia continuada de una oficina humanitaria de la Unión Europea en Kabul para proveer asistencia humanitaria".

La UE dio ayer también su propia versión del encuentro mediante un comunicado, en el que aseguró que ni la posibilidad de reabrir una oficina en Kabul ni la reunión de este fin de semana con los talibanes supone un reconocimiento del gobierno que los insurgentes formaron tras tomar el poder en agosto, en el que no hay mujeres ni incluye a las minorías del país, como pide Bruselas.

El SEAE recordó que la ayuda al desarrollo de la UE a Afganistán sigue suspendida, pero mostró su "disposición a considerar la posibilidad de proporcionar una asistencia financiera sustancial en beneficio directo del pueblo afgano", canalizada "exclusivamente" a través de organizaciones internacionales y ONGs.

Según la UE, los talibanes garantizaron un pasaje seguro para los extranjeros y los afganos que quieran salir del país tras la llegada de los insurgentes al poder y la retirada de las tropas internacionales.

Garantizar la salida de los europeos y estudiar la manera de paliar la crisis humanitaria que viven los afganos son dos de los principales objetivos de los países de la UE desde que el 31 de agosto las tropas estadounidenses abandonaron Afganistán tras viente años de presencia.

La crisis humanitaria de Afganistán comenzó a escalar a niveles sin precedentes tras la llegada de los talibanes al poder el pasado 15 de agosto y las sanciones económicas internacionales para impedir el acceso de los líderes islamistas, varios de ellos considerados amenazas globales, al sistema financiero internacional.

Esto secó de inmediato las arcas del país y los fondos destinados a mantener funcionando el sistema sanitario y la distribución de ayuda humanitaria a un estado devastado por décadas de conflicto.