HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

“La Parra”, luz de cine que alumbra a Ferrol


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Huye de etiquetas, pero haber nacido a finales de los setenta invita a enmarcar a Alberto Gracia (Ferrol, 1978) en la corriente del Novo Cinema Galego, en la que aparecen Oliver Laxe o Lois Patiño.

El director ultima el rodaje de su tercer largometraje, "La Parra", que lleva el nombre de una famosa pensión del casco histórico de su ciudad de origen. Y es la propia urbe naval la que adquiere protagonismo con sus actores porque comparten una historia con "sentimientos de desidia o abandono", explica Gracia en una entrevista con Efe.

Recuerda que ese alojamiento, junto a la céntrica plaza del Callao, fue donde el "lumpen ferrolano tuvo su lugar de retiro". Allí pernoctaron personajes célebres en la localidad y parte intrínseca de sus peculiaridades sociales.

"Soy muy amigo de la dueña y de sus hijos, es un pequeño homenaje", apunta el cineasta, que pretende reflejar al mismo tiempo su propia "situación vital" en el momento en que empezó a escribir y la "situación de la ciudad".

Gracia cuenta que de "una idea primigenia surge un guion que tiene poco que ver" con ese esbozo original. Poner en marcha el engranaje de la grabación ha requerido de "mucho tiempo" y con el estallido de la pandemia "se ha hecho largo" el período de espera.

PANDEMIA

El proyecto se empezó a gestar en torno a 2016, pero fue "mutando y adaptando" al contexto sanitario porque, dice, "las películas son muy orgánicas, tienen vida propia".

El realizador ferrolano buscó en diciembre actores y actrices para un rodaje que se desarrollará del 1 al 28 de febrero. El último día de faena será el de su cumpleaños, "una buena señal".

El proceso de selección tenía como objetivo encontrar a "gente no profesional, de aquí y que hicieran de sí mismos", sin cambiar "su forma de ser" pero con el acompañamiento de actores profesionales que tendrán un peso específico. Son Emilio Buale, Alfonso Míguez y Lorena Álvarez, que propiciarán con los aficionados una "mezcla" que parte de una premisa.

"Si quieres contar ciertas cosas, a veces el lenguaje no es necesario, más bien el rostro; las propias figuras hablan por sí mismas", concreta Alberto Gracia. Una producción urbana que le permite diferenciarse de un Novo Cinema Galego en el que opina que se "trabaja más con el rural" y con un "enxebrismo que mi cine no tiene".

PRESUPUESTO

Unos 300.000 euros de presupuesto y el apoyo del Ministerio de Cultura y de la Xunta de Galicia son un espaldarazo decisivo. Ahora toca desplegar todo el plan porque los "rodajes son juegos de niños, como decía Hitchcock", pero hay que saber "organizarlos bien".

El protagonista, Damián, es un escritor "sumido en la desidia, sin ilusión; entiende que el capitalismo le ha pasado por encima y al llegar aquí tiene compañeros de viaje que tal vez le ayuden a encontrar luz en el túnel". Eso sí, a Gracia no le "gustan las fábulas" y asevera que las "cosas más obvias son difícilmente perceptibles y más difícilmente explicables".

Reunir el montante preciso fue "lo más difícil de todo", resalta, pero solo piensa en que cuanto "más disfrutes haciéndolo mejor te quedará o más disfrutará el espectador".

PROTAGONISMO DE FERROL

En una ciudad que quiere mirar al futuro con optimismo tras décadas de declive, el cineasta incide en que tanto "el protagonista como Ferrol son la misma cosa, ambos son protagonistas".

"Todo puede ayudar a que algo despierte; para que algo despierte, debe dejarse morir", considera, para afirmar que quizá tocar fondo suponga al fin el verdadero renacer de la comarca. El audiovisual puede ser uno de esos estímulos: "sería absurdo no abrir caminos económicos a otros lugares que no fueran la industria en Ferrol".

Y todo ello, sin dejar de lado el romanticismo que desprenden las referencias al verdadero "pueblo rico, el que tiene cine", sea con salas abiertas o con pantallas que lo exhiban.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.