Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La formación profesional. VII. La formación profesional en la Logse

En palabras de Mariano Fernández Enguita: La condición para optar es, previamente, conocer.

En 1975 muere el dictador… y muchas cosas más, Franco.

En 1977 se firman los Pactos de la Moncloa, de enorme transcendencia para el futuro del País.

En 1978 se aprueba la nueva Constitución. En 1981 el gobierno de UCD (Unión de Centro Democrático), presenta un documento en materia educativa, en el que plantea tres objetivos: la escolarización hasta los 16 años, la remodelación de las enseñanzas medias y de la formación profesional.

En 1982 gana las elecciones generales el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), que venía con las ideas muy claras sobre los pasos a seguir en educación, entre ellas la escolarización obligatoria hasta los 16 años, edad en la que se podrá acceder al mercado laboral o seguir estudios.

El nuevo gobierno plantea un periodo de experimentación, sobre todo en Formación Profesional, que comienza inmediatamente y se extenderá hasta 1990. En este periodo, la comunidad educativa se moviliza, aporta ideas y propuestas, en particular el profesorado que está especialmente motivado con la reforma, y ya en 1983 hay una buena cantidad de centros involucrados en este proyecto reformista.

En junio de 1987 el Ministerio de Educación y Ciencia publica el documento: Proyecto para la reforma de las Enseñanzas. Educación Infantil, primaria, secundaria y formación profesional. Propuesta para debate. Alejandro Tiana Ferrer, actual Secretario de Estado de Educación, entiende que << la difusión de este documento representó el inicio de la reforma general del sistema educativo y la paulatina finalización del periodo experimental >>

En 1988 se publica el libro Proyecto para la reforma de la educación técnico-profesional. Propuesta para el debate. Aquí se sintetizan las novedades más importantes en torno a la FP, se precisa y concreta la descripción del modelo profesional, su conexión con el mundo laboral, acceso a las cualificaciones profesionales y conexión con Europa, así como la necesidad de formación a lo largo de la vida. Todo esto conlleva una Formación Profesional exigente a tenor de los constantes cambios en la sociedad y el mundo productivo.

Un año después, en 1989, el Ministerio de Educación de Javier Solana publica el libro blanco de la reforma Educativa, que abarca todos los niveles, pero su capítulo noveno lo dedica a la educación técnico-profesional y en él dice: La Formación Profesional no debe circunscribirse a las enseñanzas específicas orientadas a una profesión. Forma parte, de pleno derecho, de la Educación Secundaria. En sus componentes de Formación Profesional de Base ha de impregnar profundamente el currículo de la educación secundaria.

El concepto clave de la nueva FP. es “el módulo”.

Se entiende por módulo profesional en la enseñanza, el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas que constituyen un bloque coherente de formación profesional específica y que conforman la formación necesaria para ejercer una profesión, sus contenidos son teórico-prácticos.

Por fin, el 3 de octubre de 1990 ve la luz la LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo) y se publicará en el BOE al día siguiente, después de un amplio periodo de experimentación, extenso debate público y con un espíritu claramente reformador.

Quizá en el ámbito donde más profundamente se producen estas reformas es en la Formación Profesional, que haciendo un ejercicio de síntesis queda como sigue:

Formación Profesional de Base o Formación Básica de Carácter Profesional.- Es necesario dotar a toda la población de unas capacidades y habilidades básicas, tanto técnicas con el manejo de herramientas propias de los oficios más comunes, como de comunicación escrita, interpretación de planos y esquemas, vocabulario que permita transmitir ideas técnicas y en definitiva sentido crítico, que les permita preguntarse ¿esto cómo funciona?, ¿para qué sirve? Este conjunto de habilidades se pretende conseguir, sobre todo con la asignatura de Tecnología en la ESO, pero no solamente, porque este espíritu impregna toda la Educación Secundaria Obligatoria de forma que el alumnado pueda optar al final de este tramo educativo, de forma libre y sin prejuicios, entre continuar en una de las modalidades de Bachillerato o la Formación Profesional Específica de Grado Medio y Grado Superior.

Se elimina de esta forma las “dos vías divergentes” existentes hasta este momento: la académica para los que después irían a la Universidad y dirigirían el país y la de los que serían mano de obra, más o menos cualificada.

Formación Profesional de Grado Medio.- Forma parte de la Formación Profesional Específica que tiene como objetivo la formación de profesionales en una actividad concreta y se estructura en Ciclos Formativos de duración variable, compuestos a su vez por Módulos Profesionales, entre 7 y 10 dependiendo del Ciclo. Su duración puede ser de 1000 horas lectivas, un curso académico, más la Formación en Centros de Trabajo (FCT) o de 2000 horas, dos cursos, donde ya están incluidas las FCT.

Se accede desde la ESO o aprobando un examen puesto por el Ministerio de Educación.

Existen dos novedades importantes: por un lado el carácter modular de las enseñanzas que se imparten, junto con la importante carga lectiva de prácticas en talleres y laboratorios en el Centro Educativo, por otro lado los módulos pueden ser específicos de la especialidad elegida o transversales que afectan a todas ellas, como Formación para la Orientación Laboral (FOL). La otra novedad es la obligatoriedad de realizar las FCT después de haber superado el resto de los módulos, para ello se establecen los seguimientos por parte de tutores en la empresa y el centro educativo, que deben estar coordinados y emitir los correspondientes informes favorables.

Formación Profesional de Grado Superior.- La estructura es la misma que en Grado Medio. En este caso se accede desde el Bachillerato o mediante examen y haber cumplido los 20 años. Más adelante se rebajó la edad a 18 años y se permitió el acceso desde los Ciclos de Grado medio.

Es importante tener presente que los Ciclos de Grado Medio son del Nivel Formativo II y los de Grado Superior son de Nivel III. Esto significa que, a grandes rasgos, quien supera un Grado Medio estará capacitado para ejercer una profesión en su aplicación práctica, mientras que quien supera un Grado Superior estará capacitado para lo mismo que el anterior y además podrá coordinar , organizar e incluso desempeñar labores de ayuda a Peritos e Ingenieros.

Bibliografía consultada:

Proyecto para la reforma de las Enseñanzas. Educación Infantil, primaria, secundaria y formación profesional. Propuesta para debate. (1987).

Proyecto para la reforma de la educación técnico-profesional. Propuesta para el debate. (1988).

Libro blanco de la reforma Educativa (1989).

LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo), (1990).

Martinez Usarralde M.J. Historia de la Formación Profesional en España, Universitat de Valencia, (2002)

Acero Sáez E. Crónica de la Formación Profesional española, (1997)

Campillo Frutos S. Evolución histórica de la formación Profesional y las exigencias del mercado de trabajo, de educar en el 2000, (2003)

Dávila Balsera P, María Naya Garméndia L. y Murua Cartón H. La formación Profesional en la España contemporánea: políticas, agentes e instituciones, Universidad del País Vasco (2013)

Aprendiz, Instalador Eléctrico, Ingeniero Técnico Industrial, Máster en Materiales Estructurales y Profesor Técnico de Formación Profesional.

Desde 2012 colaborando en el Grupo de Trabajo de la Secretaría de Educación del PSOE en Madrid.