Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Artículo de Jules Vallés. Le Cri du Peuple, 30 de marzo de 1871

El periodista y revolucionario Jules Vallès, fundador del periódico Le Cri du Peuple (El Grito del Pueblo), escribió este artículo el 30 de marzo de 1871 para celebrar la proclamación de la Comuna de París. Vallès fue una figura de primer orden en la literatura y periodismo de la época, autor de obras de amplio calado como Los refractarios (recopilación de parte de su obra periodística) o obras autobiográficas como L’enfant (El niño), Le Bachelier (El Bachiller) y L’Insurgé (El insurgente)

¡La Comuna ha sido proclamada!

Salió de las urnas, triunfante, soberano y armado. Los representantes elegidos por el pueblo entraron en el antiguo Ayuntamiento, que escuchó el tambor de Santerre y el disparo del 22 de enero, en esta plaza donde la sangre de las víctimas del honor nacional y la dignidad parisina acaba de ser limpiada por el polvo levantado en este día festivo tras las huellas de los batallones victoriosos.

Ya no oiremos el tamborileo de Santerre; las armas ya no brillarán en las ventanas del Hotel Comunal y la sangre ya no manchará la Plaza de Grève si así lo deseamos. Y lo haremos, ¿verdad, ciudadanos?

La Comuna ha sido proclamada. La artillería de los muelles tronó sus salvas al sol que doraban el humo gris de la plaza. Detrás de las barricadas, donde se encontraba la multitud: hombres saludando con sombreros, mujeres saludando con pañuelos, la procesión triunfal, los cañones bajando sus bozales de bronce, humildes y pacíficos, temiendo amenazar a la alegre multitud.

Frente a la fachada oscura, cuyo cuadrante ha sonado tantas horas que ya tienen siglos, y a la luz de tantos acontecimientos que ya son historia, bajo estas ventanas pobladas por respetuosos asistentes, la Guardia Nacional pasó con los vítores de su tranquilo y orgulloso entusiasmo. El busto de la República, que se destacaba en blanco sobre el telón rojo, observaba impasible como se vislumbraba la cosecha de brillantes bayonetas, en medio de las cuales temblaban las banderas y el manillar de brillantes colores, mientras que el zumbido de la ciudad, los sonidos del cobre y de la piel de burro, las salvas y los vítores se elevaban en el aire.

La Comuna fue proclamada en un día de fiesta revolucionaria y patriótica, pacífica y alegre, de embriaguez y solemnidad, de grandeza y alegría, digna de los que vieron a los hombres del 93 y consoladora de veinte años de imperio, seis meses de derrotas y traiciones. El pueblo de París, en pie de guerra, proclamó la Comuna, que les ahorró la vergüenza de la rendición, el escándalo de la victoria prusiana y que los liberará como si fuera una victoria.

¡Lo que se proclamó el 31 de octubre!

¡Qué importa! ¡Ustedes que murieron en Buzenval, víctimas del 22 de enero, ahora están vengados!

La Comuna ha sido proclamada.

Los batallones que espontáneamente, desbordando las calles, los muelles, los bulevares, haciendo sonar el aire con las bandas de música de las cornetas, haciendo rugir los ecos y latiendo los corazones con los golpes de tambor, vinieron a aclamar y a saludar a la Comuna, para darle esta soberana promulgación de la gran revista cívica que desafía a Versalles, y levantaron las armas sobre sus hombros hacia los suburbios, llenando de rumores la gran ciudad, la gran colmena.

La Comuna ha sido proclamada.

Hoy es la fiesta nupcial de la idea y la revolución.

Mañana ciudadano-soldado para fecundar la Comuna aclamada y casada el día anterior, será necesario recuperar, siempre orgulloso, ahora libre, su lugar en el taller o en el mostrador.

Después de la poesía del triunfo, mi prosa de trabajo.

Profesor e historiador. Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha desarrollado su labor docente en distintos centros de enseñanzas medias y universitarias así como en distintos grupos de investigación. Actualmente profesor de secundaria y de la Universidad Carlos III de Madrid.

Especializado en Historia Contemporánea de España y Europa ha centrado su labor de investigación en la historia del movimiento obrero, del socialismo y del anarquismo. Fruto de estas investigaciones ha publicado varios libros entre los que destacaría: Mauro Bajatierra. Anarquista y periodista de acción (LaMalatesta editorial, Madrid, 2011), Abriendo brecha. La lucha de las mujeres por su emancipación. El ejemplo de Soledad Gustavo (Volapük ediciones, Guadalajara, 2013), El movimiento obrero en Alcalá de Henares (Silente académica, Guadalajara, 2013), Por el pan, la tierra y la libertad. El anarquismo en la Revolución rusa (Volapük ediciones, Guadalajara, 2017), Socialismo en el siglo XIX. Del pensamiento a la organización (Queimada ediciones, Madrid, 2017) o Historia de la CNT. Utopía, pragmatismo y revolución (Los libros de La Catarata, Madrid, 2019). Es autor de numerosos artículos, capítulos de libros y conferencias sobre estas cuestiones tanto a nivel nacional como internacional.